Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Aznar, un impostor en Melilla

Mario López
Mario López
sábado, 4 de septiembre de 2010, 11:22 h (CET)
¿Puede ir nuestro aguerrido héroe de Perejil allá donde le plazca? Hombre, mientras no haya nada que se lo impida, sí. Y está claro que nuestro hercúleo ex presidente no conoce barrera infranqueable para él; es como el campo al que no se le puede poner puertas. De hecho, ni siquiera conoce esa barrera inmaterial que tanto ennoblece al ser humano civilizado: la cortesía.

Un ex presidente puede ir a Melilla a disfrutar de aquel hermoso enclave africano, en la intimidad (como el que habla catalán), pero no debe irrumpir en la plaza, junto al presidente de la ciudad autónoma, asumiendo un papel institucional que no le corresponde, pues, entre otras cosas aún peores, es una falta de cortesía hacia el Gobierno de la nación y hacia la ciudadanía. Es como la famosa comparecencia de Mariano Rajoy por televisión, asumiento el papel de Jefe de Estado, suplantando grotescamente al rey Juan Carlos. Este tipo de cosas nos deberían producir una gran vergüenza ajena. Y, sin duda, a cualquier ciudadano le asiste el derecho de exigirle al mamarracho una rectificación pública. Si todos los españoles nos querelláramos contra él por un delito de suplantación y otro de lesa patria, el polifacético baranda tendría que redoblar sus muchas actividades para poder pagarnos a todos. (30000 euros por cabeza son cerca de 15 billones de euros, una pasta incluso para él).

Noticias relacionadas

Chisteras y conejos

Dolores Delgado y Pablo Casado en desayunos de Europa Press

El día que Felipe VI conoció a Quevedo

Viajar en el tiempo ahora es posible gracias a los números romanos

Microcréditos

"Dale a un hombre un pescado y lo alimentarás por un día; enséñale a un hombre a pescar y lo alimentarás para toda la vida

¡Partidos, idos! (parte 3)

La operatividad representativa ha de ser complementada con una directa participación ciudadana

Indultos. No pueden detener la Justicia, pero la puentearán

“Devuelva la mosca, amigo, y deje en paz su sangre que harto la han de necesitar las chinches de su cama. Devuelva la mosca” .Evaristo Carriego
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris