Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Ropa digital

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
viernes, 3 de septiembre de 2010, 09:28 h (CET)
Resulta que Zara, del Grupo Inditex, ha puesto en marcha su tienda ‘online’ y esto por lo visto es algo novedoso en el sector textil, aunque haya otras empresas que desde hace algunos años ya venden su ropa digital. Esta noticia coincide con la de otra tienda de ropa, de las de toda la vida, que ha puesto en marcha ‘el probador virtual’, y consiste en probarse la ropa y ponerse delante de una videocámara para recibir la opinión de tus amigos o familiares.

Tanta tecnología de repente me ha hecho pensar. Quizás dentro de poco tiempo tendremos que dejar de comprar las bolas de naftalina para evitar las polillas en el armario, y sencillamente lo actualizaremos un antivirus especialmente diseñado para, quién sabe, esa ropa moderna y digital que se vislumbra en el horizonte, de camisetas que se lavarán en seco y en silencio pulsando tan sólo un botón, o de pantalones tejanos provistos de telefonía, cámara, música y auriculares incluidos, entre otras ‘comodidades’. Y a todo esto, por supuesto, cabe decir que los nuevos virus, mucho más agresivos; seguramente serán en 3D.

Pero que nadie se haga ilusiones, en realidad eso no va a pasar. Tengo un amigo que de vez en cuando viene a verme desde el futuro, y me ha explicado que la venta de ropa digital fracasó en España. Cuando me dijo el motivo lo entendí enseguida. Resulta que la mayor parte de hombres estaban encantados con la idea al principio; se libraron de los paseos interminables de tienda en tienda y de aguantar largas esperas en la cola de los probadores. Sin embargo a las mujeres, que son las que más compran, no les acababa de gustar esa idea tan fría de comprar, sin probarse antes diez o veinte productos similares aunque finalmente no comprasen nada en ese momento. En realidad, me dice mi amigo, muchas mujeres acaban comprando una prenda de ropa cuando ya se han aburrido de probarse todas las que no se pueden permitir. Amén.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas

El 155 factor determinante en la recuperación de Cataluña.

“En el mercado libre es natural la victoria del fuerte y legitima la aniquilación del débil. Así se eleva el racismo a la categoría de doctrina económica” Eduardo Galeano

Genios anhelados

Son imprescindibles; pero abundan las tergi versaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris