Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Mariano Rajoy da la cara por sus chicos en Melilla

Mario López
Mario López
miércoles, 1 de septiembre de 2010, 10:14 h (CET)
El carismático líder de la oposición, Mariano Rajoy, acaba de regalarnos una comparecencia ante los medios de esas que están llamadas a hacer historia. Lleno de razón, con un gesto serio que manisfestaba una indiganción contenida, expresó su absoluta conformidad con la visita de José María Aznar López a Melilla. Según el presidente del PP y candidato a presidir el Gobierno de la nación, el señor Aznar es un ciudadano español con todo el derecho a visitar Melilla y, además, por ser ex presidente del Goboierno, está perfectamente legitimado a llenar lo que, según don Mariano, es un vacío irresponsable del Gobierno de Rodríguez Zapatero.

Vamos a ver, ¿en qué lugar de nuestro ordenamiento jurídico, en nuestra Constitución, se delega en un ex presidente o en el partido de la oposición la iniciativa de llevar a cabo actividades diplomáticas que sólo corresponden al Gobierno de la nación? ¿Dónde se dice que estas actividades se podrán emprender por iniciativa propia, sin conocimiento del Gobierno de la nación, ni del Jefe del Estado, despachando con cualquier funcionario público o representante de cualquier institución del Estado, bastando únicamente la percepción subjetiva de una negligencia gubernamental? Creo honestamente que este tipo de actuaciones deberían ser tomadas en consideración por el propio Gobierno de la nación y el poder legislativo. Qué magnífica muestra de asunción de responsabilidades por parte de Mariano Rajoy, entrando como elefente en cacharrería, en una crisis diplomática a la que él no es ni puede ser llamado a solucionar, y permanece tan invisible en lo que es de su estricta incunvencia como es la asunción de responsabilidades en los casos de corrupción que afectan a su partido. No es capaz de sacarse una foto en Valencia con Francisco Camps, pero le sobran arrestos para mandar a González Pons a desbaratar el trabajo del Gobierno de la nación en Melilla o dar su consentimiento al héroe de Perejil para que protagonice otra de sus grotescas charlotadas. Pues nada, don Mariano, siga usted así que de tanto pensar se va a quedar usted calvo.

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris