Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Protegiendo el medio ambiente

Alfredo Hernández (Jerez)
Redacción
lunes, 30 de agosto de 2010, 07:26 h (CET)
O sea, que para que el cambio climático no se acelere, o mejor para su desaceleración, y consigamos mantener el planeta azul perennemente, en el Congreso de los Diputados, el ministro de Industria del cual no recuerdo su nombre, ya que son tantos...que si el o la de igualdad y también me parece que otro del cambio climático. Va a ocurrir como en el cuento del país de Jauja, que además de atar los perros con longaniza, había un ministro de Tócame Roque. Aquí desde luego los perros no están atados con longaniza.

El Sr. Ministro, en un golpe de efecto ( a mi me han tomado muchas veces el pelo, pero que se lo tomen a gente de buena fe, me encorajina ) se ha desabrochado la corbata y todos a una han dicho...amén ,amén y también se la han desabrochado.

Eso es ahorrar, si señor, y no lo que hacemos la ciudadanía, que hasta tiramos de la cisterna de vez en cuando, nos afeitamos con cuchilla y nos alumbramos con la pequeña luz que entra en el cuarto de baño. Hay que ahorrar y mentalizarse mentalizando a los conciudadanos que es posible, necesario e imprescindible.

Todos sin corbata y en mangas de camisa, en camiseta o como sea. Eso sí, quitando el aire acondicionado, el que lo tenga y así retrasaremos el temido cambio climático. Hemos ahorrado en energía, que se yo cuanto , copiando el ejemplo de los señores Diputados y todos tan alegres y contentos.

¿Quieren un alegría aun mayor? No pongan el aire acondicionado. Confórmense, señores ,señorías, con un ventilador o un pay pay, que si han subido un poco la temperatura, fíjense como sube el euribor ,la leche ,el pan, las hipotecas... ¿sigo?.

La corbata es difícil de quitar, me parece que lo único que llevaremos dentro de poco es la soga al cuello. No bromeemos, pues suena a ello el regular un poco el aire, con la que está cayendo, a la espera de este cese de la desaceleración.

Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris