Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Hablemos, si quieren, de “deslealtad” a España

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 27 de agosto de 2010, 03:40 h (CET)
Uno esperaba no tener que volver sobre el mismo tema; tenia la presunción de que la sensatez y el sentido común bastarían para acallar el vocerío de la izquierda “progre” y sería suficiente para poner coto a tanto dislate y propaganda interesada, cuando, en España, hay temas de mucha importancia durmiendo el sueño de los justos en espera de que, el gobierno del señor Zapatero, se ocupe de ellos y los solucione, suponiendo que en el Ejecutivo socialista haya alguna persona con la mínima capacidad para hacerlo. No obstante resulta imposible permanecer callado cuando uno comprueba como, desde medios de información, medios que en épocas anteriores gozaban de una cierta credibilidad y en los que colaboraban importantes firmas de opinión que trataban, con objetividad y brillantez, los temas de actualidad que interesaban a los ciudadanos; se han convertido en lazarillos del gobierno, en defensores de los nacionalistas y, por ende, en detractores acérrimos de lo que es el concepto de España y de los españoles. Hablo, en esta ocasión del periódico del grupo Godó, La Vanguardia, que hoy, en su página número 20, “Tendencias”, recoge, en varios artículos de opinión; lo que, a mi juicio, puede considerarse más panfletario, rebuscado y, por si fuera poco, un claro ejercicio de hipocresía política, al hablar peyorativamente de la visita del anterior presidente del gobierno, señor J.M Aznar, a la ciudad de Melilla.

Si no fuese porque estamos seguros que esta nueva campaña en contra del PP y del anterior Jefe del Gobierno, no tiene otro objeto que intentar ocultar la humillación a que ha sometido a España el señor Mohamed VI; vejando, insultando y calumniando a nuestros policías de fronteras, ensañándose con las mujeres policías que forman parte de dicho contingente; deberíamos colegir que, todos estos articulistas que la han emprendido contra el señor Aznar, o bien no le han podido perdonar que tuviera sujeto al independentismo catalán durante sus dos legislaturas o no han podido superar que consiguiera la mayoría absoluta, sacando a España de la penuria económica y rescatando 5.000.000 de puestos de trabajo que, el señor Felipe Gonzáles, envuelto en la corrupción de su gobierno, le dejara en herencia. En todo caso, los resultados de los socialistas en el poder, no hay articulista, por sectario, nacionalista, izquierdista o independentista que sea, que consiga ocultarlos ya que, son tan incuestionables, irrefutables y tangibles, que el pretender negarlos ya califica de por sí quien lo intente.

Si alguien habla de “una larga tradición democrática”, para criticar la visita de Aznar, debería antes explicar lo que entiende por democracia; porque, en Catalunya, resulta difícil asimilar que pretendan dar lecciones de democracia si, a la vez, niegan la legitimidad de las instituciones democráticas del Estado. Si se cuestiona al Poder judicial, su misión de impartir Justicia con sentencia que deban ser acatadas por todos los españoles o, se ponen en cuestión las resoluciones del organismo máximo para la defensa de nuestra Constitución, el Tribunal Constitucional, porque lo que ha fallado no entra dentro de los planes de los separatistas catalanes del Tripartit ¿qué queda del Estado de Derecho? Y, estos señores son los que, ¿se atreven a hablar de “tradición democrática”?; ¿Dónde está su ética? Quieren engañar a la ciudadanía para intentar hacer trizas la fama del mejor Presidente que ha tenido España desde el advenimiento de la democracia, ¿acaso les parece democrático que las sentencias del TSJC, sobre la obligación de impartir la tercera hora semanal de enseñanza del castellano; fueran desobedecidas impunemente por la Generalitat, evitando que se aplicase la resolución? O ¿el hecho de que, el señor Montilla, haya insistido en que está dispuesto a seguir desarrollando el Estatut sin rectificar los artículos que fueron declarados ilegales?

Pero, cuando se llega al colmo de la desvergüenza es en el momento en que quieren tipificar la visita a Melilla del señor Aznar dentro de una forma de deslealtad al Gobierno, ¡al gobierno del señor ZP, señores, a un Gobierno que viene siendo desleal a España, a los españoles, a la democracia y a su propio programa de gobierno! O es que los periodistas que firman semejante basura política, no han visto la bajada de pantalones de Moratinos (para quién parece que no ha pasado nada) y de ZP, ante este dictadorzuelo de Marruecos, que mantiene en la miseria a sus súbditos de forma que, para que los alimenten, nos los manda a nuestro país. ¿Acaso quieren más deslealtad a España que, a sabiendas de que están mintiendo, nos dicen que no habrá crisis? o ¿no les parece desleal que, por simples cuestiones partidistas, se hayan negado a seguir los consejos del partido de la oposición? Y ahora, porque el señor Aznar haya visitado Melilla, algo que ninguno de los mandatarios del PSOE se ha atrevido a hacer; lo descalifican, se rasgan las vestiduras y le atribuyen fines belicistas, para desacreditarlo. ¿Resulta ser que, el dejar claro que Melilla es española, es algo malo? O, ¿es que están tan vendidos, tan deseosos de descuartizar a España y tan obcecados con su autogobierno, a costa del resto de las comunidades españolas, que son incapaces de entender una cosa tan elemental? Llegan al colmo de comparar la visita de Aznar a Melilla con el cambio de escudería del campeón italiano V.Rossi, hablando de “ética empresarial”. ¿Pero qué es lo que saben ustedes de ética empresarial? Cuando quieran que les hablen de la ética empresarial, díganmelo. Entre los empresarios la única ética es conseguir el mayor beneficio y si, para ello, han de traicionar al que les hace la competencia o si han de reducir la plantilla para ganar más, lo hacen o si han de escatimar el sueldo a sus obreros, para que ellos se puedan comprar otra torre en la Costa Brava, no dudan en hacerlo. Después de más de 40 años de tratar con empresas, que ustedes intenten venderme que, entre los empresarios, existe una hermandad “angelical”, les aseguro que no lo van a conseguir.

¿Pero, qué es eso de una fidelidad a un empresario porque otro le ofrezca a su empleado mejores condiciones y se largue con él? En el fútbol cada día se ve y nadie los acusa de deslealtad porque ¿hay oferta y demanda o no la hay? Puede que, para ustedes, no la haya y prefieran el sistema keynesiano, o sea el de las subvenciones que “tan buen resultado” vienen dando a nuestra economía; pero la comparación resulta odiosa, señores, porque, que sepamos no hay ninguna Ley, ningún reglamento internacional ni norma comunitaria en la UE, en la que se impida, a cualquier ex mandatario, viajar a donde le de la gana, militar en un partido político que le parezca y ayudar a los suyos cuando haga falta. O; ¿es que el señor Felipe González no participa en los actos del PSOE o, no es verdad que, en más de una ocasión, ha cargado contra su jefe de filas, el señor ZP, para recriminarle su política o sus actuaciones en el ejercicio de su mandato como jefe del Ejecutivo? ¿Fue desleal Felipe Gonzáles en tales ocasiones o, lo fue el señor Rodríguez Zapatero, cuando fue a Rabat durante el gobierno del PP, poco antes del suceso de Perejil? En verdad, nos cuesta admitir que, en La Vanguardia, hayan emprendido una línea política tan rastrera, errónea y tergiversadora; lo que, a mi poco entender, sólo se justifica por las ayudas económicas que reciben del Gobierno, sea del Central o del Autonómico. Quien paga, manda

Mucho me temo que, con los chanchullos que anuncia el Gobierno para aplicar el Estatut por la puerta de atrás, la deslealtad del Ejecutivo y de Montilla a la Constitución y al Estado de Derecho, está servida. No quieran enredar la madeja más de lo que lo está, no sea que España los tache a ustedes de “desleales”.

Noticias relacionadas

La maldita enfermedad

A lo largo de la historia se han declarado pandemias que han diezmado la población de grandes zonas del mundo

Siempre quedará Valle

En tiempos turbulentos, en los que España parece un boceto de sí mismo, un esperpento, hay que reconstruir los cristales cóncavos de la Calle del Gato

Podemos, el cuarto en discordia

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris