Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Otra vez Aznar

Lorenzo de Ara
Redacción
miércoles, 25 de agosto de 2010, 12:22 h (CET)
Aznar, ciudadano español, visitó Melilla, ciudad española acosada por Marruecos y olvidada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Aznar realizó una visita que incomodó al Gobierno español. ¿Por qué? Porque el gobierno radical de izquierdas es incapaz de poner en su sitio al reino alauí. Zapatero quiere la rendición de España también en la frontera sur.

Muy pronto se ha olvidado aquella ridícula y antipatriótica visita que ejecutó el líder de la oposición socialista cuando Marruecos había retirado a su embajador de España. El mapa dejaba muy claro que Ceuta, Melilla y Canarias volvían a formar parte de ese reino. Pero eso no impidió que Zapatero y Trinidad Jiménez se dejaran fotografiar con una amplia sonrisa. La cobardía socialista enseñaba los dientes.

No se dejen manipular. Que Aznar visite Melilla es algo normal. Un ciudadano español puede visitar sin pedir permiso cualquier punto de la geografía española. Vascongadas y Cataluña incluidas. La deslealtad radica en la falta de acción de este gobierno.

Otro problema, y no menos grave, en la ausencia de Mariano Rajoy en este asunto. Aznar, alejado del poder, sigue recibiendo muestras de cariño, respeto y admiración. ¡Claro que el PP ganará votos con esa visita! Y Rajoy es consciente de que esos votos harán crecer todavía más la figura política del ex presidente conservador.

La majadería socialista no cesará hasta que la derecha acuse a Aznar de deslealtad. Esa izquierda mentirosa, demagógica y sumisa con el enemigo, sabe a la perfección cómo tergiversar la realidad. También sabe que el PP es un partido lleno de complejos.

Mientras PSOE y PP se hieren, Marruecos se convierte una vez más en el poderoso de esta crisis. Su diplomacia sale victoriosa.

La comunidad internacional observa con perplejidad el lento pero inexorable debilitamiento de la política exterior española. Ante una nueva amenaza marroquí, el ministro de Asuntos Exteriores yace oculto, de veraneo, agazapado en la sombra. Y Rubalcaba firmará lo que haya que firmar para tener contento al vecino del sur. ¿Vecino?

Además de perder posición en el ranking de los países más ricos del mundo –Brasil es ya la octava economía y España pasa a ocupar el noveno puesto- este gobierno también es el responsable de una política exterior vergonzante. Cuba nos utiliza, Marruecos nos humilla, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua e Irán, son los nuevos aliados y, de paso, los vecinos europeos, con Francia, Reino Unido, Alemania e Italia a la cabeza, dirigen la agenda del viejo continente sin tener en cuenta al gobierno español.

Y aquí nos molestamos por la visita de Aznar a Melilla. Por lo menos un español no se deja amedrentar por el vecino (¿vecino?) del sur. Ahora espero que Rajoy visite cuanto antes esa ciudad autónoma española. Del gobierno socialista no espero nada positivo.

Noticias relacionadas

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?

Intervención en Cataluña

Rajoy ha reaccionado ante el reto o chantaje planteado por Puigdemont

Soy mujer, escucha mi rugido

La violencia contra las mujeres en la vida estadounidense, en primer plano

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris