Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El PSOE maniobrando subrepticiamente

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 25 de agosto de 2010, 05:36 h (CET)
Si uno se entretiene ojeando la prensa y se va interesando por noticias que, en si mismas, no parece que tengan especial trascendencia pero que, si se componen como quien encaja las piezas de un rompecabezas, es muy posible que se puedan extraer importantes conclusiones respecto a la orientación que está dando nuestro Gobierno a su política, delatando hasta que punto está dispuesto a transigir, a negociar, a humillarse, humillarnos y a utilizarnos, a los ciudadanos españoles, como moneda de cambio, sin tener la más mínima preocupación por los intereses de España como nación, para alcanzar aquellas metas partidistas y sectarias que forman parte de su plan de convertir a nuestra nación en un país irreconocible para aquellas personas que tenemos la suficiente objetividad para poder distinguir el balance entre la España que nos dejó el señor Aznar, pujante, prestigiada, con una economía brillante y saneada; de esta otra, hecha jirones, con la ciudadanía enfrentada, con divisiones entre comunidades, distinto trato económico según sean del PP o del PSOE, con una desempleo como nunca habíamos conocido y obligadas a mendigar las migas de Europa, cuando otras naciones, incluso las más pequeñas, nos están dando lecciones de cómo superar la crisis con inteligencia.

Contrariamente a lo pudiéramos esperar del Gobierno, toda su estrategia se viene centrando en conseguir recaudar, por los medios que sean, más impuestos; el mantenerse en el poder, cueste lo que cueste y pese a quien pese; sortear la vigilancia que la CE está ejerciendo sobre los actos del Gobierno, intentando dársela con queso a Bruselas, el ECOFIN y el BCE; utilizando las marrullerías a las que tan aficionados son los del PSOE, para continuar persistiendo en mantener su sistema de gobierno basado en las subvenciones, engordando el aparato del Estado y sus gastos o, al menos, sin disminuirlos y, haciendo lo necesario para asegurarse el apoyo de los que buscan separarse de España para, a cambio de concesiones, inyecciones de liquidez y complacerlos en sus pretensiones de constituir gobiernos autosuficientes, con el dinero de todos los españoles; recibir su apoyo en el Parlamento, lo que les permite, a ZP y sus adláteres, seguir dirigiendo a la nación hacia una catástrofe que, si Dios no lo remedia, es posible que, con el cuarteamiento de nuestra patria y el previsible cambio de régimen; con el que se sustituya la aparente democracia de la que estamos disfrutando por un régimen totalitario, que se nos va anunciando a través de las, cada vez, más explícitas, descaradas, incontroladas y frecuentes, cacicadas y violaciones de las normas constitucionales pergeñadas por los socialistas para, bajo el eslogan de combatir a la derecha, ir restringiendo los derechos individuales y las libertades del pueblo español.

Si no, díganme ustedes como se entiende que manteniendo un pacto con el PP para que colabore y apoye a los socialistas del País Vasco a fin de que puedan sostener su gobierno, el del señor Patxi López, que les permita la mayoría suficiente para gobernar; por otra parte, utilizando la habitual actitud equívoca del señor ZP se estén llevando a cabo distintas actuaciones, que parece ir en la dirección contraria al mencionado gobierno de coalición, si es que puede denominarse así a un Ejecutivo autonómico que gobierna en minoría pero que recibe los votos del PP que, incomprensiblemente, no ha conseguido ningún beneficio aparente de tal acuerdo. Así mientras se insiste cada vez más en que bajo mano, una práctica en la que son especialistas los del PSOE, se mantienen contactos con Batasuna y, a través de ella, con la banda ETA; con vistas a una posible declaración de tregua ,vayan ustedes a saber con qué clase de condiciones – algo que, en apariencia, constituye una traición al gobierno de Victoria –, por otra parte, se están haciendo arrumacos con el PNV, el principal partido de la oposición a su propio gobierno, en Vascongadas, con la aparente finalidad de que, a cambio de unas determinadas cesiones del Gobierno central al PNV, esta formación apoye en Madrid los próximos PGE para el año 2011. Sabe ZP que, si no logra que los presupuestos sean aprobados, aún con la posibilidad legal de prorrogarlos; la mala impresión que ello causaría en quienes, en Europa, no acaban de estar convencido de que, el gobierno de ZP, sea capaz de cumplir con las exigencias que se le impusieron para que, el BCE, nos viniera prestando un montante de euros, equivalente a más del 30% del total que ha presado al resto de países que se lo han solicitado.

La compensación es más que evidente, yo diría que hasta ofende, por lo burda que resulta, a la inteligencia de los españoles, al menos por lo que hace referencia al concepto que, de ella, tienen los socialistas que nos gobiernan. Veamos, señor ZP, cómo es posible que, después de haber utilizado durante los años de su gobierno, al frente de la nación española, el truco de pactar alianzas para evitar que gobierne el partido más votado, por ejemplo en Catalunya, donde lo fue CIU o en Baleares, donde lo fue el PP; ahora, cuando le conviene contentar al PNV, se le ocurre decir que es partidario de que gobierne el partido más votado. Entonces ¿cómo se interpreta el que usted hiciera todo lo contrario, al pactar con el PP, para gobernar en el país vasco, cuando el PNV fue el que más votos obtuvo? O ¿es que deberemos creer que, como se le achaca, su modo de gobernar es como la veleta que gira a favor del viento que sopla más fuerte?
Me gustaría saber lo que piensa el señor López de esta traición que le esta preparando. Pero no debiéramos de sorprendernos por las improvisaciones del Presidente del gobierno, porque, en ellas, se encuentra en su propia salsa. Vean, si no, como ya ha puesto en marcha su estrategia preferida, cuando se trata de apretarnos las tuercas para que paguemos más. Sale de vocero el señor Blanco para decir que somos los que pagamos menos de Europa y que, vista la situación en la que estamos, los impuestos deberían, al menos incrementarse en seis puntos. Se arma la marimorena, la prensa se rasga las vestiduras, los ciudadanos nos quedamos tiesos como la mojama, calculando lo que nos va a quedar para llegar a fin de mes y, el resto de partidos, cumplen con su función de oposición oponiéndose, o no, porque algunos, como el PP, no llegan a más que a algunas pequeñas protestas, más bien de compromiso, porque hay miedo de que les digan de nuevo “que no arriman el hombro”.

Se aumentarán los impuestos, esto ya lo sabemos pero, como ocurre con las tarifas eléctricas, no tanto como se nos anuncia con lo que caeremos en la trampa saducea de que, si esperábamos un 6% y nos aumentan un cuatro y medio, respiraremos aliviados diciendo: “Gracias a Dios que no ha sido tanto”; en lugar de levantarnos airados, todos a una, contra este nuevo robo que están perpetrando contra unos ciudadanos, a los que se nos viene engañando desde que llegó ZP al poder; como cuando nos prometía pleno empleo o cuando negaba la crisis o cuando dijo que no sería tan fuerte como decían o cuando afirmó que España era la economía más fuerte de Europa o cuando alardeó, en Washington, de que nuestro nivel de vida pronto alcanzaría al de los franceses. ¡Engaño tras engaño! Y parece que todos nos conformamos. Hora dicen que sólo afectarán las subidas a las clases acomodadas, pero todos sabemos que, como en el caso de las subidas del IVA, los que acabamos sufriendo los efectos de la rapacidad gubernamental somos los simples ciudadanos de a pie, esta clase media a la que alude ZP, diciendo que no nos va a afectar. ¿Pero qué pasa con la reducción de altos cargos?; ¿cuántos ha suprimido de verdad y qué ahorro en sueldos se ha conseguido? ¡Tenemos derecho a saberlo, queremos saber cuántos han sido despedidos y lo que nos hemos ahorrado! Y también el porqué, estando en crisis, se sigue subvencionando a tantos paniaguados.

Noticias relacionadas

El buen pastor

Una persona si no es guiada por el Buen Pastor está expuesta a ser absorbida por un extremismo ideológico

Puigdemont no cede

La carta de Puigdemont a Rajoy es más de lo mismo

Puigdemont ignora el ultimátum del Gobierno

¿A qué viene este plazo extra, hasta el jueves? y ¿a qué se refiere Soraya Sáez con sus últimas declaraciones sobre la aplicación de la norma máxima?

702218-3

El apoyo de relevantes intelectuales a la causa independentista ha sido una de las cuestiones que han salido a la palestra

San Isidro, la gallina y Puigdemont

“San Isidro Labrador, pájaro que nunca anida, no le pegues más al niño, que ya ha aparecido el peine”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris