Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

¿Subsidia el Congreso a los Gandules? En teoría, sí

Ruth Marcus
Ruth Marcus
lunes, 16 de agosto de 2010, 05:04 h (CET)
WASHINGTON -- El Congreso ha tramitado, tras un cruel retraso, la renovación de la ampliación de la prestación por desempleo. Aquellos que están en paro sin tener culpa de nada tendrán derecho a recoger la prestación durante un máximo de 99 semanas. Es un tiempo desagradablemente largo, y plantea la duda: ¿Está subsidiando el Congreso a los gandules? Por ponerlo de una forma un poco menos provocativa, ¿el refuerzo de las prestaciones invita a la gente a no trabajar?

En teoría, sí. En la realidad, en una recesión así de grave, probablemente no mucho.

Algo de contexto: en tiempos normales, la prestación por desempleo dura normalmente 26 semanas de paro. Durante las recesiones, el Congreso interviene en general para proporcionar semanas extraordinarias de prestación más allá de lo que ofrecen los estados. Durante esta recesión particularmente severa, el trabajador ha podido recoger la prestación durante el extraordinario plazo de 99 semanas -- casi dos años.

Es un tiempo terriblemente largo, y es una duda legítima si esta prestación ampliada contribuye o no a la situación de desempleo. Éstas son las razones de mi respuesta de que el presunto "riesgo moral" no entraña un gran problema en el actual entorno triste.

En primer lugar, la prestación por desempleo en los Estados Unidos no es enormemente generosa. Como observaba recientemente el Comité Económico del Congreso, la prestación media -- alrededor de 300 dólares semanales -- viene a alcanzar apenas las tres cuartas partes del umbral de la pobreza de una familia de cuatro miembros.

En segundo, simplemente no hay empleo que pueda ocupar la gente. Hay cinco
aspirantes por cada vacante. Los que se sientan tentados de desistir de la
búsqueda de empleo porque se facilitan las prestaciones durante más tiempo
podrían no haber encontrado un empleo en cualquier caso -- y cualquier
puesto que rechazaran habría sido rechazado probablemente por alguien más.

Como declaraba ante el Comité el economista de Harvard Lawrence Katz a
principios de este año "La búsqueda más exhaustiva sugiere solamente un
impacto modesto de las ampliaciones (de la prestación por desempleo) en el
esfuerzo de búsqueda y la duración de la situación de desempleo" de los
parados.
Cuando los despidos tienden a ser permanentes como en la recesión actual,
en lugar de temporales como en el pasado, el riesgo de que los
trabajadores se aprovechen del sistema se reduce: el parado simplemente no
puede quedarse de brazos cruzados y recoger los cheques esperando que con
el tiempo se prolonguen.
Un estudio reciente realizado por el Banco de la Reserva Federal de San
Francisco examinaba la duración del desempleo durante esta recesión en el
caso de tres grupos diferentes: los que perdieron el empleo; los que
abandonaron el puesto de forma voluntaria; y los que son novatos en la
búsqueda de un puesto. Sólo el primero de estos grupos tiene derecho a la
prestación. El estudio concluía que la duración de la situación de
desempleo crecía ligeramente al principio de la recesión y después se
elevaba de forma acusada exactamente en la medida que la duración de la
¡Ajá! ¿La prueba de que prestaciones más generosas provocan la vagancia?
En absoluto. Los que perdieron el puesto de trabajo de forma involuntaria,
que son los que tienen derecho a la prestación, sufrieron un incremento
similar del tiempo que pasaron en paro al de los novatos y los que dejaron
su puesto de trabajo. La diferencia entre los dos grupos es de apenas 1,6
semanas. Sin la prestación ampliada, calculaba el estudio, el índice de
paro a finales de 2009 habría sido cuatro décimas partes de punto
porcentual inferior. No es un impacto ridículo, pero tampoco es enorme.

El economista Keith Hennessey, asesor del Presidente George W. Bush,
examinaba la cuestión desde un punto de vista diferente. Daba por sentado
que el período más largo para poder recibir la prestación redundaría en el
incremento del paro -- contribuyendo en algún margen entre 0,5 y un punto
porcentual al paro -- y consideraba si la renuncia tenía impacto o no.

Estimando a la baja, con el paro en el 9,5%, calculaba que "ocho personas
a las que les gustaría encontrar un puesto pero no pueden encontrar uno
reciben una prestación (por desempleo) más generosa por persona que
aquellos que reciben la misma prestación y eligen no ocupar un puesto
nuevo".
Por un margen de 8 a 1, la ampliación de la prestación por desempleo es
una buena política, decía Hennessey. ¿Y qué pasa si la prestación más
generosa contribuye un punto porcentual entero al paro? Entonces el
cociente entre el trabajador sin suerte y el gandul desciende a un margen
de 3,5 a 1. "Entonces es una decisión más difícil, pero yo seguiría
pensando que sí", concluía Hennessey.

Idea principal: con un paro tan alto y la situación de desempleo
permanente a niveles récord, ampliar la prestación es lo sensato y humano
que hay que hacer. El riesgo de estar subsidiando la vagancia es muy
inferior a la necesidad de ofrecer una red de seguridad a aquellos que de
lo contrario se quedarían sin ninguna.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris