Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Trillo: Siempre habla…

Pascual Mogica
Pascual Mogica
viernes, 13 de agosto de 2010, 06:15 h (CET)
El ex ministro del “Prestige”, Francisco Álvarez Cascos, y con motivo de habérsele involucrado en el caso Gürtel, ha manifestado que existe “una camarilla policial dedicada a falsificar pruebas”. Esto fue motivo de la presentación de una denuncia contra él ante el Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid, el cual decidió archivar la querella. A esta decisión del Juzgado número 12 ha respondido el fiscal de Madrid, Fernando de la Fuente, y pide que el proceso siga adelante recurriendo el archivo de la denuncia.

Ante esta decisión del fiscal ha salido otro ex ministro en este caso el ministro del Yak-42, Federico Trillo, los ministros de Aznar son recordados más por los desastres que se produjeron durante su nefasto mandato en los ministerios de Fomento y de Defensa que por su mejor o peor gestión, y Trillo ha tachado de “sectario” al fiscal que ha recurrido el archivo de la denuncia.

El 27 de mayo de 2008, los medios de comunicación publicaban las manifestaciones del juez Grande-Marlaska que admitía ante el Supremo que Trillo carecía de responsabilidad penal en la contratación del Yak-42. En aquel entonces Trillo acusó al PSOE de “instigar” a los familiares de los fallecidos en el accidente de aquel ataúd volante y provocar que no aceptaran “que el avión se cayó por un error humano”. Como es sabido el “error” humano, al margen del deterioro de ese avión y de otros que se utilizaban para transportar a nuestros soldados desde Afganistán, mostrados con fotografías que todos hemos visto, existía el hecho de que la tripulación no guardaba las horas de descanso que se requieren por lo que existía un agotamiento físico. Ante este dictamen del juez Grande-Marlaska, nadie, absolutamente nadie, y me refiero tanto a los familiares de los fallecidos como al PSOE, empleó ningún tipo de insulto hacia el juez, salvo las quejas normales por no estar de acuerdo con su resolución en lo que afectaba a Trillo. La decisión del juez Grande Marlaska, es muy respetable pero nadie es infalible si tenemos en cuenta que todos somos humanos y por tanto susceptibles de errar o equivocarnos y de malinterpretar unos hechos.

Como es sabido, Trillo, que para mí, es mi opinión, supone un baldón para la política española, por mucho que dijera el juez, el responsable era él como ministro. Se ha “puesto las botas” pidiendo responsabilidades y su dimisión a determinados ministros del Gobierno de Zapatero cuando él debería estar retirado de la escena política y cuando todos hemos visto como “escurrió” el bulto en lo del Yak-42 trasladando el “muerto”, los “muertos”, a sus subordinados lo que le valió el que los familiares de los militares siniestrados le tacharan de cobarde. Y este sujeto se permite insultar y criticar las decisiones de los demás ya sean sus adversarios políticos o jueces y fiscales y es que siempre habla quien tiene porqué callar.

Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris