Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Los antiabolicionistas de ayer y hoy

Mario López
Mario López
viernes, 13 de agosto de 2010, 06:11 h (CET)
La esclavitud, justificada por la necesidad de sacar la mayor plusvalía posible a las empresas en América y Asia, fue abolida dentro de la península en 1837, hace 173 años; tres más que la legalización de la lidia y la Inquisición por parte de Fernando VII. Pero ya en 1813, Isidoro Antillón pronunció en las Cortes de Cádiz un discurso a favor de la abolición de la esclavitud que enfureció a muchos. Isidoro murió al año siguiente a consecuencia de las heridas sufridas durante su linchamiento.

En 1870, y con el apoyo de los políticos que dos años antes figuraron en “La Gloriosa”, se aprobó la ley llamada de “libertad de vientres” que concedia la libertad a los futuros hijos de las esclavas. Aquello irritó a los esclavistas. En 1872 el gobierno de Ruiz Zorrilla elaboró, finalmente, la ley de abolición en Puerto Rico. Con este proyecto de ley se montó la de San Quintín. En Madrid, Santander, Cádiz y Barcelona se crearon los Cículos Hispano Ultramarinos de ex residentes de las Antillas, y se impulsó también la constitución de la “Liga Nacional” antiabolicionista. Se sucedieron plantes al rey Amadeo de Saboya, conspiraciones, campañas de prensa y manifestaciones callejeras. La crispación tenía su explicación en que la liberación de 31000 esclavos puertorriqueños iba a ser el preambulo de la liberación de los casi 400000 esclavos cubanos. La prensa conservadora, antiabolicionista, criticaba al rey Amadeo, reprochándole que no se enfrentase a un Parlamento donde se había producido una alianza de monárquicos progresistas y republicanos a favor de la abolición de la esclavitud; abolición que, según ellos, recortaba las libertades de los españoles y rompía la unidad de España. Si el rey lo hubiera aprobado, se hubiera producido un golpe militar. A consecuencia de esta situación, el 11 de febrero de 1873, el rey Amadeo abdicó.

Es extraordinariamente cansino constatar como la derecha española sigue rayando el mismo disco 167 años después. Ahora a cuenta de la abolición de la lidea en Catalunya. Ahora la crispación de los antiabolicionistas se explica porque la abolición en Catalunya puede ser el preámbulo de la infinitamente más importante abolición que se podría producir en el resto del Estado. Un dato: los dueños del 80% del negocio taurino (cortijos, ganaderías y festejos) son descendientes directos de los esclavistas de finales del siglo XVIII. Para rematar, cabe decir que si no hubiera existido esclavitud en Cuba, hoy en día la Perla del Caribe y Puerto Rico serían dos comunidades autónomas más de España. Y sin nunca se hubiera matado a un toro, en este país hoy seríamos mucho más libres e iguales ¿Quién rompe España?

Noticias relacionadas

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes

El buen pastor

Una persona si no es guiada por el Buen Pastor está expuesta a ser absorbida por un extremismo ideológico

Puigdemont no cede

La carta de Puigdemont a Rajoy es más de lo mismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris