Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Empatía, sensibilidad y generosidad han ganado

Karin Hammill
Redacción
jueves, 12 de agosto de 2010, 03:33 h (CET)
Estas cualidades humanas se han impuesto a otras menos agradables... Después de una lucha de muchos años. Por una vez, estas cualidades han ganado: se ha votado contra las corridas de toros. Se ha podido encender una pequeña luz en un cuarto oscuro.

Pero, sin perder un instante, las menos atractivas características humanas – la avaricia, la crueldad, la soberbia, la prepotencia – se están alzando intentando una vez más, ser líder en la sociedad.

Defendiéndose con justificaciones que sorprenden cuando se analizan.
Ante todo, que se ha usado la votación por razones políticas, por lo del Estatut, en contra de la identidad española. Como si los Canarios hayan perdido su identidad, o los Romanos/Italianos la suya al abolir los gladiadores.

De un torero, escucho: “Cómo no se puede matar a un toro que mira desafiante?”
Si pensamos un momento en la psicología humana, cualquier niño que haya sido golpeado, o cualquier adulto, cuando es enfrentado por algo que pueda o no haya hecho, pero en particular si es inocente, puede o reaccionar de forma desafiante (que esconde una actitud defensiva) o acobardarse. ¿Le mataríamos por ser desafiante?

De un ministro: “los toros tienen un valor económico y turístico, y por tanto habrá un perjuicio económico de esta decisión”.

Es sabido que los turistas – si acaso no saben lo que significa – van a su primera corrida, saliendo se muestran asqueados y claramente no vuelven. Las estadísticas muestran una caída en las asistencias a las corridas (salvo las grandes) – y esta claro que sin las subvenciones no se podrían mantener – y hay menos y menos turistas que asisten a las corridas.

De varios políticos, sea cual sea su partido, “no se debe prohibir. Se debe dejar libertad a las personas a elegir”, aludiendo a la responsabilidad social y ética de las personas.

Si no se hubiesen prohibido los asesinatos, las violaciones, los robos, esta claro que aunque siguen habiendo muchos asesinatos, robos y violaciones, todos estos serían mucho más numerosos sin una prohibición. Los humanos, necesitamos ayuda para actuar con responsabilidad social y ética.

De los amantes de las corridas de los toros, que “los toros no son humanos”, que “les gusta el combate”, que “es arte”, que es “tradición”.

Sí es verdad – son animales, son mamíferos. El ser animales no nos da derecho a maltratarles para nuestro propio entretenimiento, aquí o en “fiestas”. Y, siendo mamíferos, igual que nosotros, tenemos muchas cosas en común: sangran, sienten, comen, beben, quieren y protegen a sus hijos. Aunque los animales no maltratan a sus hijos ni llegan a violarlos.

Nosotros elegimos estar en ese “combate”. Ellos no saben porqué están ahí, en el ruedo, siendo atacado puramente para nuestro placer – y eso sin entrar en más acciones que les ponen en clara desventaja.

Se muestra gran valor el enfrentarse a un animal tan fuerte y poderoso como él, sí es verdad. Es elegante el toreo. ¿Pero se tiene que herir, que hacer sangrar al toro con esas herramientas que rasgan y finalmente matan al animal? Muchos pedimos eventos taurinos y menos fiestas que animen la crueldad, pedimos más humanidad. De hecho, se puede disfrutar del “arte” sin herir ni matar al animal (ver la plaza inaugurada en Las Vegas con ¡Velcros!)
Muchas tradiciones se han abandonado como evolución del ser humano. Por ejemplo los gladiadores, la esclavitud, la Inquisición, el no al voto femenino. España tiene cultura y unas tradiciones bellas y muy creativas, muchas extremadamente internacionales, y no se les da tanta subvención ni tanto bombo y platillo: el Flamenco, el vino, el aceite, etc.

Mostrando sangre, tortura y animando toda esta atrocidad, la tauromaquia es una gran escuela para que los niños y jóvenes crezcan sin respetar a la naturaleza y a su entorno. Estamos alimentando y permitiendo que los niños y los jóvenes piensen que es normal ser cruel, que es normal, incluso bien visto y divertido, causar daño a seres vivos...

Me ha sorprendido gratamente el ver que TODA España se puede unir por un sueño en común: el Deporte. No solo el Fútbol, también el Basketball, el Tenis, el Ciclismo. Hay muchísimas más personas interesadas en el fútbol, por hablar de algo popular y de entretenimiento (y, si se práctica, muy saludable), que en los toros, pero el fútbol no está subvencionado con nuestro dinero público. ¿Por qué no se anima al sector taurino a buscarse la vida, de verdad, con socios, ventas de entradas y publicidad como hacen los clubes de fútbol?

En lugar de preocuparnos por lo realmente importante, como por ejemplo el cambio climático que hará de España un desierto dentro de no muchos años, y ponernos todos como objetivo a plantar al menos 10 árboles al año (imagínense, 46x10 Millones de árboles al año!!), al usar menos el coche, más la bici o caminar más, de demandar el uso de las subvenciones en la educación o la salud, estamos discutiendo sobre los toros, animando las diferencias y no la unión. ¡Cuánto tiempo y energía se desperdicia!

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris