Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Optimismo o sana realidad. Escojan

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 10 de agosto de 2010, 08:29 h (CET)
Me gustaría preguntarle a Leire Pajín, aquella socialista que decía que España estaba afectada por la crisis lo mismo que el resto de economías europeas, ¿cuál es su diagnóstico y qué previsiones tiene, para España, para cuando cese el efecto de la estacionalidad en el empleo – ésta que parece que el ministerio de Trabajo siempre deja de tener en cuenta, a la hora de dar las cifras del desempleo de los meses estivales y de lo que se vale para sacar pecho dando cuenta de supuestas mejoras en el empleo que, en realidad, no dejan de ser el pan para hoy y hambre para mañana – y el optimismo por las ayudas que hemos recibido de la CE, por medio de préstamos del BCE y la reactivación de la compra de deuda española. ¿qué sucederá si se ralentiza nuestro crecimiento y el resto de economías de otras naciones europeas se vayan distanciando de la nuestra, en lo que nos queda de año?. Es cierto que España ha avanzado un 0’2% en su crecimiento económico en el segundo semestre de este año; pero, este dato esperanzador, se queda en decepción cuando nos apercibimos de que el resto de la UE ha crecido un 0’6% durante el mismo periodo. Seguimos emitiendo deuda pública y, para el próximo septiembre, ya se ha anunciado una nueva emisión de obligaciones a 10 años con un cupón al 4’85%; sin duda para aprovechar el tirón momentáneo debido a los resultados de los stress test de nuestros principales bancos que, no obstante, siguen manteniendo en sus pasivos los efectos del derrumbe inmobiliario, en forma de créditos de dudoso cobro e inmuebles supervalorados. ¿Qué pasaría si el BCE decidiera dejar de comprar activos basura a cambio de créditos a bajo interés?. La EPA dejó sobre el tapete que, a pesar del optimismo de nuestro Gobierno, el desempleo aumentó en 32.000 nuevos parados, lo que nos indica que seguimos sin aprobar esta asignatura, pese a la mini reforma emprendida por el gobierno en el sector laboral.

Si, como se afirma, la mejora económica se debe al aumento de la demanda en el último trimestre, deberemos de tener en cuenta que la explicación de esta súbita reactivación no se debe a la mejora de nuestras expectativas productivas o a nuestra mejora de competitividad, si no todo al contrario, se ha debido, en gran parte, a que los ciudadanos sabían que iba a subir la tarifa del IVA y se curaron en salud, procurando avanzar sus compras para que su adquisición les resultara más económica. Veremos si, en el tercer trimestre, sigue la misma tónica, algo poco probable si ya sabemos que las ventas de coches, desde que se acabó la subvención del Estado, ha descendido en un 24 %. Los más esperanzados esperan una nueva atonía de la demanda para de aquí unos meses, pero confían en que la falta de consumo se compensará con la mejora de la confianza en la economía y un panorama con menos incertidumbres en la reforma del mercado de trabajo, fiados en las reformas adoptadas por el Ejecutivo.

Es posible que sobre el tapete y con ganas de que la situación mejore, estos planes de nuestros expertos tengan posibilidades; sin embargo si queremos fijarnos en lo que está sucediendo en el resto del mundo, podremos observar que los países que son nuestros más importantes competidores en los mercados; que tienen un desempleo que no llega a la mitad del nuestro y que no han tenido que someterse a una “cura de caballo” como nos ocurre a nosotros y a Grecia; ya nos van por delante, lo que indica que la competitividad de sus empresas les ha permitido adelantarse a las nuestras, en la toma de posiciones en los mercados mundiales. Si queremos fijarnos en los EE.UU del señor Obama, a pesar del optimismo que pretende irradiar el señor Presidente, los problemas internos se le multiplican, sus relaciones con algunos de sus estados se podrían considerar de máxima tensión y la judicialización que pone en cuestión algunas de las m leyes emitidas por determinados estados de la Unión; pueden crear una situación de desconfianza de los americanos hacia el gobierno central, al que ya se le ha tachado de demagógico y falto de realismo. En todo caso, para aquellos que ven un mar de sosiego en los próximos meses, les recomendaría que se fijasen en los EE.UU que han perdido, en el pasado julio, 131.000 empleos, cifra mejor de la esperada, pero a la que se deberán sumar los pésimos resultados de junio (225.000 nuevos parados); una tendencia poco esperanzadora y que ya ha sido recogida en las bolsas con caídas generalizadas.

El hecho es que, en determinados sectores económicos, ante la lentitud con la que reaccionan, algunos países, a los estímulos económicos establecidos para ayudarlos a superar la crisis, ya se están haciendo predicciones sobre la posibilidad de una nueva recaída (W) que pudiera complicar mucho la situación de aquellas naciones peor situadas, como consecuencia de la recesión por la que acabamos de pasar. Obama insiste ante el Senado en pedir más incentivos para los pequeños negocios, lo que contrasta con opiniones de importante líderes europeos que están pidiendo que se retiren las ayudas a las naciones en apuros económicos, debidos a su falta de previsión, para que la carga que ello representa para potencias como Alemania, por ejemplo, dejen de ser un lastre para su desarrollo. ¿Recuerdan cuando la Merkel habló de un plan para que cada palo aguantara su vela? Pues, entre los que la apoyaban los había que hablaban de echar a las PIIGS del espacio económico del euro.

Lo cierto es que, nuestro Gobierno, se está viendo obligado a irse endeudando: primero, para pagar los nuevos vencimientos de deuda que vienen llegando y, segundo, para poder atender a la, cada vez, más importante masa de trabajadores en paro; muchos de los cuales ya han agotado su periodo de prestaciones y ahora subsisten con 430 euros al mes. ¿Hasta cuándo se va a poder sostener semejante situación, si no se arbitra un sistema de ayudas efectivo para que, las empresas, reaccionen y puedan crear puestos de trabajo?. Si en la actualidad el crecimiento del PIB es negativo ( -2%) y se calcula, por los entendidos, que es preciso un crecimiento superior al 2’5% para que se comience a mover el mercado laboral ¿ cuántos años, señora Pajín, vamos a precisar para empezar a disminuir el paro y, cuántas emisiones de deuda pública serán precisas para ir atendiendo los subsidios generados por el paro? El Estado confía en recaudar más subiendo los impuestos, pero es que también suben el gas, la electricidad, el petróleo, el transporte y todos aquellos elementos que inciden, directamente, en la vida de los ciudadanos que, a la vez, se ven con los salarios disminuidos, las pensiones congeladas, los puestos de trabajo pendientes de un hilo, sin posibilidades de conseguir créditos y obligados a prescindir de todos aquellos bienes superfluos, que antes consumían pero que, ahora, con la crisis, han tenido que renunciar a ellos. Menos consumo, menos impuestos; menos salarios, menos impuestos; más subvenciones, más deuda; mas déficit, más deuda; más paro, más subvenciones; más paro (sin subvenciones), más tensión social; más tensión social, menos seguridad; menos seguridad, menos confianza.

Señores, con un gobierno como el que tenemos se trata de una carrera contra reloj entre los gastos estatales, el déficit público y el endeudamiento contra la reactivación económica. Si la reactivación no se produce en un periodo prudencial, de forma que nos permita pagar lo que debemos antes de haber hipotecado a diez generaciones, habrá posibilidad de salir del pozo en el que nos encontramos. Pero ¿ qué pasa si, con estos inútiles que nos gobiernan, no conseguimos llegar a la meta y nos quedamos enredados en el camino? Ustedes mismos pueden sacar sus propias conclusiones. Yo ya hace tiempo que las saqué y, créanme, estoy que no duermo.

Noticias relacionadas

Erradicar el virus

“Ni hierba en el trigo ni sospecha en el amigo” Autor Desconocid

Dinamitar para perseverar

“Muchísimo cuidado con quién pacta el PSOE, que los que han fusilado nacionalistas en la historia de este país, nos han fusilado a los progresistas también”

Más de 700 artículos

Escribir es un puro disfrute para la mente

Cuando los golpistas hablan de golpe de Estado

“¡Ahí está el detalle! Que no es ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario” Mario Moreno “Cantinflas”

Mayor toma de conciencia

Hay que educar para el respeto. Solo así podremos convivir
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris