Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

El único y verdadero problema de España

Mario López
Mario López
martes, 10 de agosto de 2010, 08:24 h (CET)
Ese pensamiento castellano profundo, a semejanza de un caldibache fangoso, en lugar de servir para avanzar en la comprensión de las cosas y el entendimiento entre las gentes, exaspera la sed de conocimiento y aturde al más pintado. En él se halla instalado el PP y su corifeo mediático.

Ahora el trasto está embarrancado, encastrado, enquistado en la impudicia del mogigato, vacilando entre el imperativo y el condicional, como bebé con el culo escocido. Va hilando ristras de cansinas oraciones con la única conjunción que conoce, la adversativa. Si se defiende la vida de los toros, pues don Pelayo dice que se quiere más a los animales que a las personas humanas. Si se hace a instancias de una iniciativa popular, don Pelayo asevera que es cosa de políticos empeñados en romper España. Aquí da lo mismo lo que toques que don Pelayo te dirá siempre que estás tocando lo mismo, lo único. Don Pelayo sólo tiene oídos para una canción; que por su machaconería debe de ser la primera y única que aprendió, o la aprendió en jueves. Cuando oigo a Mariano Rajoy, lo confundo con el niño ese cargante que llevas en el coche para que te dé el viaje chillando ininterrumpidamente “¡quiero pis!”. A veces preferirías renunciar al viaje y hacerte invisible, o cortarte las venas, pero no sé lo que tiene la vida que te succiona con la fuerza de un vórtice y no te deja escapar de ella. Este país tiene algún que otro perfil hermosísimo, pero el mazo de don Pelayo los desbarata todos. Aquí no hay quien haga patria con semejante tostón. No hay manera con él, es más cargante que los muros del pórtico de la Gloria, y más rancio que la casulla de un canónigo segoviano, o el rejafo de su abuela. El PP es una rémora chusca, casposa, corrupta, chulesca, gobernada por cuatro milhombres perdonavidas, que todavía no se han quitado el polvo del patio del colegio. ¡Quiero pis! (¡maldito crío de los demontres!).

Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris