Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Demos un respiro a la Primera Dama

Ruth Marcus
Ruth Marcus
lunes, 9 de agosto de 2010, 04:04 h (CET)
WASHINGTON -- Aclaremos: un hotel de cinco estrellas en la Costa del Sol española posiblemente no fuera la primera opción de los asesores de imagen de la Casa Blanca como escapada madre-hija. En especial cuando la escapada incluye un pelotón de 40 amigos de la primera dama alojados en el Hotel Villa Padierna, donde la habitación más barata cuesta 330 dólares la noche, y fotos de Michelle Obama callejeando por Marbella con un diseño hombros al aire de Jean Paul Gaultier.

"La primera dama está de viaje privado", decía el secretario de prensa de la Casa Blanca Robert Gibbs. "Es una particular privada y la madre de una hija que participa en el viaje privado. Y me gustaría dejarlo ahí".

Más quisieras. Técnicamente, la primera dama puede ser una ciudadana privada. En la práctica no. No puede serlo; véase, por ejemplo, el contingente del Servicio Secreto que la acompaña, sea el viaje privado o no privado. Se trata de un simple hecho de la vida cotidiana de la familia presidencial moderna.

De manera que como cuestión política, el viaje a España no fue buena idea. No hace falta ser Dick Morris - el asesor famoso por hacer encuestas de los planes de veraneo de los Clinton que impuso Jackson Hole en lugar de Martha's Vineyard - para saber que en un momento de 9,5 por ciento de paro, van a pintar bastos.

Pero tampoco envidio a Michelle Obama el viaje, e igualmente me gustaría que las vacaciones de la Familia Presidencial no se decidieran mediante grupos estadísticos de población. Soy una gran aficionada a las escapadas madre-hija -- o padre-hija, a esos efectos. Soy una gran aficionada a los viajes al extranjero. La escuela se acabó. No puede ser que la única actividad aceptable en momentos económicos tensos sea unas vacaciones de la Familia Presidencial en casa. ¿Nos quedamos en la Casa Blanca y reformamos los armarios, pintar tal vez un dormitorio?

Si Michelle y Sasha se hubieran quedado en el país, ni un sólo estadounidense más tendría empleo, ni el producto interior bruto se elevaría una centésima de punto más. Sí, su viaje exigió un aparato del gobierno y recursos de los Servicios Secretos, pero eso sería así dondequiera que fuera. Fue el caso cuando George W. Bush hizo 77 visitas a su rancho de Crawford y pasó la totalidad o parte de 490 días de su presidencia, según Mark Knoller, de CBS News, el contable oficial del ocio presidencial.

Escribiendo en el New York Daily News, Andrea Tantaros dice "Michelle Obama parece más una versión moderna de María Antonieta... que la madre media de dos hijas". Tantaros reconoce que "Todos necesitamos vacaciones -- Primera Familia incluida", pero añade "es la exageración del viaje de Michelle Obama y el deslumbrante destino que contrasta con la demonización de los ricos que hace el Presidente Obama lo que apesta a hipocresía y perpetúa la desconexión entre el país y sus líderes".

Pero la supuesta "demonización" por parte del presidente implica criticar a los titanes financieros por estrellar la economía al tiempo que se hacen con jugosas primas; no es su riqueza como tal lo que él ve un problema. Y, seamos serios, Michelle Obama no va a alojarse en un motel cualquiera mañana.

La referencia a María Antonieta es un discurso bonito, pero injusto. Michelle se llevaba a su hija de viaje, no decretaba "Que coman tapas".

Noticias relacionadas

La maldita enfermedad

A lo largo de la historia se han declarado pandemias que han diezmado la población de grandes zonas del mundo

Siempre quedará Valle

En tiempos turbulentos, en los que España parece un boceto de sí mismo, un esperpento, hay que reconstruir los cristales cóncavos de la Calle del Gato

Podemos, el cuarto en discordia

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris