Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

Y dice The Times que España es racista...

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 7 de agosto de 2010, 08:57 h (CET)
A mí Inglaterra me gustaba cuando la segunda guerra mundial. Bueno, menos cómo se lo hicieron pagar al hombre que hizo posible su victoria. Pero antes de seguir adelante sentemos que, como hacemos la mayoría de los españoles, cuando digo Inglaterra quiero decir Gran Bretaña. Pues eso, que fueron unos machotes cuando Hitler se puso bravo y hay que admirarles por ello. Yo les admiro, mea culpa.

Y les admiro por Oxford, Cambridge y algunas otras cosas más cuyos efectos no se ven reflejados en esa marabunta de borrachos de tintorro de caja de cartón, ciegos de paella barata y enrojecidos por el sol que pueblan nuestras costas. Claro, que ésa fue la torpe opción turística que eligió España un determinado día. Que un pueblo que fue tan grande como para no necesitar una Constitución escrita para determinar democráticamente el reparto de poder produzca garrulos industriales, analfabetos sociales e ignorantes integrales en cantidades tan grandes es un ejercicio de retroceso social de tamaño planetario, que diría la Pajín. Es una incógnita determinar cuando empezó tan gigantesca decadencia.

Y ahora uno de esos papeles británicos que llaman periódicos (les hay nobles y elevados, no me refiero a ellos) que responde al nombre de TheTimes, antiguamente respetado y serio referente de prensa de calidad, habla de cómo se pasea Michelle Obama por “la racista España”. Lo de The Times debe ser decadencia paralela a la del Imperio británico, si no, no se entiende. Un periódico serio no puede hablar de racismo en España después de haber exterminado a naciones enteras por su propio y egoísta interés. ¿Hablamos de su colonización en la India y Pakistán por ejemplo? Oiga, que de eso no hace tanto tiempo, que el Imperio Británico se sustentó sobre ese escenario. Y también sobre lo ocurrido en Suráfrica, si quieren hablamos de lo ocurrido en la colonización de Suráfrica y cómo sus tribus eran sometidas a los deseos de los fusiles ingleses.

Aunque yo preferiría hablar de Estados Unidos. Allí naciones enteras que todos conocemos fueron borradas del mapa por el séptimo de caballería y los demás “cuchillos largos”. Allí no quedan hijos de Toro Sentado que no estén borrachos o vendiendo alfarería a los rostros pálidos que visitan la reserva los fines de semana. El racismo británico y de sus herederos eliminó todo resto de ADN no genuinamente europeo. Ah, sí, ya, últimamente a los pocos indios que van quedando les han concedidos licencias para dirigir casinos y salas de fiesta, qué alivio.

Pasear una semana por las calles de cualquier capital suramericana es observar la mezcla de razas que conllevó la cultura española, comprobar la pervivencia de razas autóctonas, sus idiomas y sus culturas. Y no, no todo es de color de rosa en la colonización española, claro, pero semejante observación no se puede llevar a cabo en Chicago, Denver, Nueva York, Washington o Savannah donde no queda resto posible con el que realizar una comparación.

Y por si todavía quedasen dudas busquen ustedes fotos, o cierren los ojos y échenle imaginación, y comparen un pelotón del ejército mexicano, guatemalteco, hondureño, salvadoreño, peruano o ecuatoriano con una formación del ejército estadounidense. ¿Quién mantiene todavía vivos en la sociedad los rasgos étnicos, culturales e incluso lingüísticos de los antiguos pobladores? ¿Vemos una foto de West Point?

A mí los ingleses lo que me parecen es unos envidiosos de tres pares. Un periódico antaño acreditado como The Times no debería caer en la demagogia, en el sensacionalismo ni en el ridículo para vender más accesos a su página web.

Hombre, que me digan ahora lo de la España racista...

Noticias relacionadas

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!

Que viene, que viene. El ministro Catalá

Y llegó el ministro Catalá, con Lesmes, al desayuno de Nueva Economía Fórum en el hotel Ritz

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris