Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Contratar en el quinto párrafo... 55% de hispanos

Edward Schumacher-Matos
Edward Schumacher-Matos
sábado, 7 de agosto de 2010, 12:53 h (CET)
BOSTON -- Nota al presidente y a los Demócratas del Congreso: ¿Por qué dais por perdidas las legislativas?

Los Republicanos en todo el país - de Massachusetts a California, de Virginia a Texas - se están valiendo de Arizona y la inmigración ilegal como grito electoral de guerra y os han arrinconado a una defensa débil.

Todo el debate gira en torno a la forma en que los Republicanos van a ganar a lo grande, y vuestra única respuesta parece ser vale, pero esperad a 2012, cuando os demos una paliza con todos estos hispanos. A mí me suena bastante especulativo, y soy hispano. Tampoco ayuda que os presentéis a la reelección.

Desde luego, parte de esto es sólo mala sincronización. Los comicios de 2010 se celebran antes de la reforma sanitaria y puede que de una recuperación económica. Pero como escribía esta semana Robert Reich, Demócrata, en el Wall Street Journal, los éxitos legislativos del presidente han sido lo bastante considerables para alimentar una fuerte oposición pero no lo bastante para consolidar su apoyo.

Y ahora repite en inmigración. Vuestra demanda que bloquea temporalmente la mayor parte del código de Arizona es carne fresca a la oposición, y tampoco fue popular entre los votantes indecisos. Mientras tanto, el presentador de Univisión Jorge Ramos, el latino más influyente de América, dice que la demanda es insuficiente

y la mayoría de los latinos está de acuerdo. El 55% de los hispanos (y el 59% de los estadounidenses) ponía mala nota en una encuesta reciente de la CNN al presidente por su gestión de la inmigración ilegal. Estáis perdiendo vuestro electorado de noviembre.

Los Republicanos os arrinconan cada vez más. La pasada semana, el Senador Lindsey Graham -- uno de los Republicanos más partidarios de la inmigración -- solicitaba pistas para poner fin al derecho a la ciudadanía de los niños de inmigrantes en situación irregular, y casi todos los nombres Republicanos conocidos se sumaban. Pocos en la práctica se toman en serio la iniciativa, dado que probablemente exigiría alterar la Decimocuarta Enmienda, pero todo es cuestión de política.

Sufrís una hemorragia de electores. Y de forma totalmente innecesaria.

Es hora de sacar a vuestra Margaret Thatcher interior. Como ella enseñó a Ronald Reagan, la mitad de la política es asumir el control a base de enmarcar las cuestiones. La legislación, la moralidad y la política de la inmigración ilegal todo se alinea a vuestro favor, una oportunidad infrecuente que sólo aprovecharéis si rompéis con una desfasada mentalidad sobre orden público y pasáis a la ofensiva. Hasta los latinos os apoyarán.

Los estadounidenses en las encuestas son mayoritariamente partidarios de alguna forma de regularización de los alrededor de 11 millones de inmigrantes en situación irregular que residen en el país. Los latinos, en tanto, apoyan en las encuestas de forma mayoritaria las medidas policiales para impedir que vengan más, pero también hay que cumplir en la regularización.

Como legislación, en la práctica se ha hecho un buen trabajo mejorando el ordenamiento. Políticamente sin embargo, no estáis recogiendo el mérito de ello entre los votantes indecisos porque tenéis miedo a suscribir y apoyar la política, y por tanto no podréis recibir el suficiente apoyo popular hará forzar a los Republicanos a pasar a la segunda mitad de la batería legislativa: la regularización.

Habéis anunciado recientemente que vais a enviar 1.200 efectivos regulares de la Guardia Nacional a la frontera, y después aparcáis el tema. Hacéis lo que hay que hacer pero no lo decís, casi como si os diera vergüenza delante de académicos y activistas que machacan la idea de que las medidas de orden público no funcionan o que nunca parecen encontrar una medida de orden que les guste, por motivos altruistas, ideológicos o simplemente ajenos a la realidad.

Estos expertos aciertan en el diagnóstico de lo que salió mal cuando las arriesgadas políticas fronterizas de los años 60 rompieron patrones de migración entre Estados Unidos y México, pero esa es la historia. La vigilancia fronteriza es un imperativo político en un mundo post 11 de Septiembre, y está funcionando, aunque todavía hace falta un programa de trabajadores temporales. Mientras tanto, no está claro que esta migración circular pueda volver a establecerse, ahora que El Norte se ha convertido en el hogar de tantos latinos entre otros inmigrantes.

Tenéis que hacer propia la protección de la frontera, y la única forma de hacerlo es asumir la iniciativa: más efectivos, más dinero. Pero no en forma de renuncia a la regularización, como venís haciendo. Esto pone fin a la estrategia de negociación. Entonces el ordenamiento ya no es vuestro y los Republicanos vuelven a jugar con vosotros.

No, tenéis que anunciar que estáis avanzando tanto en la regularización como en la regulación. Hacerse con el control del entorno del problema. Y entonces veremos lo bien que los Republicanos se defienden en noviembre.

Noticias relacionadas

Catalunya, el árbol que no deja ver el bosque

El PP, con la Constitución tapa su corrupción

El valor y la valía

Se requieren gentes de valor que perseveren, dispuestos a plantarle corazón a esta escalada de contrariedades que nos dejan sin aliento

De la Constitución de 1812 a la de 1978

Hay que releer las constituciones derogadas antes de reformar la vigente

Turull y Rull

La viñeta de Carla

¡Aprovecha el instante! ¡Aprovecha el día!

Cada ser humano y cada alma es un microcosmos en el macrocosmos universal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris