Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Riders on the storm

Kathleen Parker
Kathleen Parker
viernes, 30 de julio de 2010, 04:42 h (CET)
WASHINGTON -- Cuando la gente piensa en Nueva Orleáns, la mayoría piensa en jazz, el cóctel Huracán, el Katrina -- y ahora la marea negra del Golfo de México.

Pero hay otra agitada mezcla que se dirige a la capital del país, en el
sentido más agradable. Se hacen llamar "Women of the Storm", y quieren
fondos nuevos que acompañen a las viejas promesas de restaurar la Costa
del Golfo.
Le presento a Anne Milling, fundadora de la organización junto a un grupo
de mujeres distintas tras el paso del Huracán Katrina que pretenden educar
a los legisladores y trasladar las necesidades de sus comunidades.
Voluntaria de toda la vida, Milling habla con el característico acento de
Nueva Orleáns mientras describe a su colectivo y su misión. Piense en
ellas como una versión del guerrero feliz de Reagan -- independiente y no
política -- que han descubierto que se atraen más moscas con miel que con
vinagre.
Esto no significa que sean mosquitas muertas. Tras el Katrina, Milling y
130 mujeres más esperaron en dos ocasiones un vuelo chárter a Washington,
levantaron toldos y visitaron las instancias del Congreso animando a los
representantes electos a visitar su región asolada por el huracán y ayudar
a recuperar la región costera. Funcionó. Más de 50 senadores y alrededor
de 150 representantes llegaron a Louisiana para ver por cuenta propia la
devastación sembrada por el Katrina.
El colectivo de Milling planea poner en escena una secuela en septiembre,
con motivo del aniversario de los cinco años del Katrina (el 29 agosto),
trasladando una petición con, esperan, cientos de miles de firmantes
exigiendo fondos para recuperar el ecosistema del Golfo dañado por la
marea negra de BP.
La petición ha sido colgada en la red junto a un video de famosos
nacionales y locales pidiendo a todos los estadounidenses que "Sean el
Que" para ayudar a salvar la costa. Las caras familiares incluyen a James
Carville y Mary Matalin, los músicos Dave Matthews y Lenny Kravitz, los
actores Sandra Bullock y John Goodman, los cocineros Emeril Lagasse y Leah
Chase, el actor de "Mad Men" Bryan Batt y el defensa de los Indianápolis
Colts Peyton Manning. Cada uno levanta un dedo índice, recordando a los
votantes iraquíes pero sin la mancha de tinta, y anima a la audiencia a
"ser el que" salva a los pelícanos, a las tortugas, el marisco, la cultura
de la costa, los humedales y demás.
En un mundo saturado de crisis empapadas en cinismo y aburrimiento
conspirativo, estas mujeres inspiran. Y su petición, que desde que fuera
colgada hace unas semanas ha conseguido más de 100.000 firmas, ofrece un
vehículo para canalizar la frustración que sienten muchos estadounidenses
con una situación que en ocasiones parece insalvable.

Una firma puede no parecer gran cosa, pero ayuda a Milling y compañía a
exponer su idea. Que es: la crisis de la Costa del Golfo es una crisis
nacional que afecta a todos los estadounidenses, no sólo a los residentes
de la costa. De hecho, aproximadamente el 30 por ciento del marisco que
consume la nación procede de aguas de Louisiana. La marea negra ha
redundado en la prohibición indefinida de la pesca en el 35% de las aguas
federales del Golfo, mientras los efectos medioambientales a largo plazo
siguen sin estar claros.
Mientras tanto, las comunidades que vivían de la pesca y la cultura
costera única de la zona han sido destruidas. Por poner un solo ejemplo,
Venice, La., ubicada a 50 millas de la plataforma petrolera Deepwater
Horizon, se enfrenta a la desaparición. El turismo se ha visto seriamente
perjudicado mientras las playas son clausuradas y los paquetes de
vacaciones cancelados.
El puerto de Nueva Orleáns, uno de los más concurridos del país, perderá
negocio a medida que las labores de limpieza obstaculicen el tráfico
marítimo. Finalmente, la región proporciona el 30% del crudo y el 13% de
todo el gas natural que se extrae en Estados Unidos. Mientras que la
moratoria a la prospección puede ser una noción popular teniendo en cuenta
las circunstancias, el impacto desde el punto de vista de la pérdida de
empleo y beneficios se va a sentir más allá de Louisiana.

Milling espera reclutar a mujeres de otros estados costeros para que se
unan a su iniciativa de presionar a Washington. Observa, sin perder la
compostura, que a Washington se le da bien crear programas pero no es tan
bueno acompañándolos de financiación.

El Congreso aprobaba la Ley de Desarrollo de Recursos Acuíferos de 2007
autorizando expresamente los proyectos que sirvan para proteger los
humedales del Golfo. Pero hasta la fecha, no hay dinero. Los grupos
ecologistas con los que el colectivo de Milling viene trabajando
publicaban el martes una carta abierta dirigida al secretario de la Marina
Ray Mabus instándole a pedir fondos inmediatos para la ley.

Entre las prioridades se encuentra volver a conectar el río Mississippi
con sus humedales del delta y restaurar la barrera de islotes.

Para una administración que prefiere el empleo listo para el consumo y que
no se da ninguna prisa con los fondos de estímulo, por no hablar de los
32.000 millones de dólares en fondos de BP, el proyecto de restauración
del Golfo parece un objetivo urgente y digno de acción administrativa. Una
tormenta perfecta para una región que ha visto demasiadas.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris