Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Kosovo

Isaac Bigio
Isaac Bigio
jueves, 29 de julio de 2010, 07:19 h (CET)
La Corte internacional de justicia de La Haya dictaminó el 22 de julio que no fue ilegal la declaración unilateral de independencia de Kosovo. Esta resolución, si bien no implica que se acepte dicha decisión, ha de tener importantes repercusiones en la geopolítica global.

Hoy solo 69 de los 192 miembros de las Naciones Unidas y 3 de los 5 integrantes plenos de su Consejo de Seguridad reconocen a Kosovo. Si esta antigua provincia autónoma de Serbia logra incorporarse a la ONU, tal como exige EEUU, se abren las compuertas para que decenas de otras provincias o etnias pudiesen pedir más adelante su integración a ésta.

Hay un ente, la UNPO (Organización de Naciones y Pueblos No Representados) que agrupa a 54 pueblos que tienen anhelos de convertirse en Estados. Para que las Naciones Unidas puedan incorporar a un nuevo asociado se requiere una serie de requisitos, pues, de lo contrario, esta cree que se podría dar luz verde a una serie de fragmentaciones y choques entre naciones.

Uno de los criterios que ésta ha tenido es que el país que solicite ser parte de la ONU haya sido una entidad con fronteras y administración previas claramente demarcadas, ya sea por haber sido una colonia dentro de un imperio o una república dentro de una federación multinacional.

Las naciones Unidas han aceptado a un centenar de antiguas dependencias de Asia, África, el Caribe y Oceanía pero se han negado a reconocer la soberanía de Biafra, Katanga, Kurdistán o de los mapuches pues estas zonas (si bien están pobladas por etnias con características muy diferenciadas de su entorno) nunca adquirieron un status de administraciones separadas durante las épocas en las que fueron parte del último imperio que las dominó.

En el caso de las 3 antiguas federaciones socialistas de Europa del este la ONU ha aceptado la independencia de las 15 repúblicas que conformaron antes a la Unión Soviética, las 6 de Yugoslavia y las 2 de Checoslovaquia. Sin embargo, ésta aún se niega a reconocer la soberanía de cualquiera de las entidades autónomas que antes de la desintegración de dichas federaciones contenía cada una de esas repúblicas confederadas.

Kosovo nunca adquirió el status de república dentro de la federación yugoslava. Allí ésta tuvo el rango de ser una de las dos provincias autónomas de la república de Serbia.

El veto contra el reconocimiento de Kosovo lo plantean Estados que tienen miedo que ello daría lugar a que sus propios países se fragmenten: España por los vascos, catalanes, gallegos y canarios; Grecia y Chipre por los turcos chipriotas; Argentina por los británicos de Las Malvinas; Rusia por Chechenia y otras regiones: China por Tíbet y Xinjiang; etc.

Noticias relacionadas

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza

Rajoy da alas a los separatistas

E. Díaz, Madrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris