Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Anuncios de contactos

Eva N. Ferraz (Barcelona)
Redacción
martes, 27 de julio de 2010, 23:50 h (CET)
Muchos aplaudimos el veto del Gobierno a la publicación de anuncios sexuales en la prensa. Pero nos sorprende que mientras considera indigno el ejercicio del meretricio profesional, promueva la prostitución gratuita de nuestras hijas empujándolas a probar el sexo desde la escuela, proporcionándoles preservativos y anticonceptivos, facilitando al máximo la adquisición de la píldora abortiva del día después y el aborto libre.

¿Es que es más digno ofrecerse gratis al compañero de clase o de trabajo? El dinero no cambia el hecho. Si bien a algunas se les da bien las transacciones mercantilistas con su cuerpo, otras se exhiben semidesnudas en nuestras calles siguiendo una moda absurda, sin diferencia de atuendo con las prostitutas que reclaman clientela despojadas de gran parte de sus vestimentas y que cobran por sus servicios.

Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris