Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los sentimientos, ¿un valor jurídico?

Pepita Taboada (Málaga)
Redacción
martes, 27 de julio de 2010, 23:31 h (CET)
Si los poderes públicos hubieran de dar cabida en las leyes a los estados de ánimo, a los sentimientos en sus diversas manifestaciones, sería como convertir el Derecho en un servicio a las emociones, lo que, sin duda, llevaría a deteriorar las garantías objetivas que podrían afectar a los principios básicos de libertad, intimidad o seguridad jurídica.

Es cierto que el ser humano necesita los sentimientos pero también necesita vivir por encima de los sentimientos; aferrarse solo a ellos para justificar una conducta haría desaparecer los tribunales de justicia.

Si un juez tuviera que certificar el término “sentimiento” para resolver cualquier asunto, no sería necesario aplicar los artículos del Código Civil, ni los de la Constitución ni cualquier otro Estatuto o Contrato para dar por acertada la sentencia.

…“en los últimos 20 o 30 años se ha erigido un monumento a los sentimientos y se ha hecho de ellos un lugar estratégico donde el que tomar las decisiones. Eso es peligroso”.Así se expresaba una psiquiatra norteamericana, Laura Schlesinger, que dirigía un programa radiofónico en Estados Unidos.

Muy recientemente, la Vicepresidenta Mª Teresa Fernández de la Vega se dirigía a los periodistas con motivo de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña, afirmando: “que el Gobierno respeta la sentencia de dicho Organismo y añadía: …“pero luego están los sentimientos…” ¿Qué quiere decir eso? ¿Qué los sentimientos están por encima de las decisiones del Tribunal? ¿Qué se puede cambiar “por los sentimientos” la Constitución Española? ¿Qué va a estudiarse un “apaño sentimental” para no acatar la sentencia?

Hoy, por hoy, el sentimiento, no está protegido por las leyes. Así de derecho es el Derecho.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXIX)

El Opus Dei no es santo porque lo sea un miembro concreto. Ni viceversa

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris