Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

¿El final de la era de Fox News?

E. J. Dionne
E. J. Dionne
martes, 27 de julio de 2010, 22:56 h (CET)
WASHINGTON -- La difamación de Shirley Sherrod tendría que marcar un punto de inflexión en la política estadounidense. Esto no es, como dice la ya trivial fórmula, un "momento para la docencia". Es momento de tomar medidas.

Los medios de referencia y la administración Obama por igual tienen que dejar de rendir pleitesía a una derecha que ha impuesto repetidamente su propaganda como información convenciendo a periodistas tradicionales de que la "ecuanimidad" exige tratar las diatribas extremistas como "una versión de la noticia".

Y no puede haber más matizaciones en torno al hecho de que la política de represalia racial se está convirtiendo en un componente importante de la campaña contra el Presidente Obama, y contra los progresistas de estas lecciones.

La respuesta de la administración a la grabación editada presentada por el representante de la derecha Andrew Breitbart fue vergonzosa. La obsesión con "proteger" al presidente resultó ser el enfoque menos protector de todos.

La primera reacción del equipo Obama no fue cuestionar, y no digamos desafiar, la grabación. En lugar de eso, se dio por sentado que cualquier narración que creara Fox News tendría que importar más que nada, incluyendo la posible inocencia de un ser humano ajeno al círculo de íntimos del presidente. A ella se la podía sacrificar sin pensarlo dos veces.

Obama se quejaba en "Good Morning America" de la ABC de que el Secretario de Agricultura Tom Vilsack "pecó de imprudente, en parte porque hoy vivimos en medio de esta cultura mediática en la que sucede algo en YouTube o en un blog y todo el mundo reacciona precipitadamente". Pero fue precisamente su aparato lo que convirtió "esta cultura mediática" en un falso ídolo.

Aun así el equipo Obama reaccionaba a la realidad: la tenacidad del periodismo de referencia a la hora de mirar tímidamente por encima de su hombro derecho y pensar que el "equilibrio" exige hablar con seriedad de cualquier mezcla tóxica que la derecha esté vertiendo en aguas políticas.

Esto viene de muy atrás. Al Gore nunca llegó a decir realmente "inventé internet", pero esto se puede perdonar porque los medios de referencia siguen diciendo que sí.

No había "tribunales de eutanasia" en los anteproyectos Demócratas de reforma sanitaria. Pero esta falsa acusación recibió tanta cobertura que el pasado agosto, una encuesta NBC News/ Wall Street Journal concluía que el 45% de los estadounidenses pensaba que las propuestas de reforma iban a tolerar probablemente que "el gobierno tome decisiones en materia del momento de dejar de proporcionar soporte artificial a los ancianos". Esto pasó el verano en que el apoyo a la reforma descendió de forma precipitadamente acusada. Una mentira descarada influyó sobre el rumbo de uno de los debates más importantes.

Los medios tradicionales tienen tanto miedo a ser declarados "de izquierdas" que están dispuestos a tolerar que los Breitbart del mundo se conviertan en sus editores de estilo. Periodistas de referencia se critican con regularidad por no haber entrado al trapo con la suficiente rapidez o suficiente énfasis en cuanto el colectivo de la Fox exige cobertura de una de sus líneas de ataque.

Eso hizo Andrew Alexander, el defensor del lector del Washington Post, al ser preguntado por el motivo de que la cabecera hubiera tardado en informar, según sus palabras, "de la decisión del Departamento de Justicia de desestimar un caso de intimidación contra los electores por parte de miembros del Partido de los Nuevos Panteras Negras".

No importa que esta noticia girase en torno a un reducido grupo de fanáticos que no impidieron votar a nadie. Estaba concebida para hacer lo que la grabación alterada de Breitbart pretendía lograr: convencer a los estadounidenses de que la administración Obama prefiere a los negros.

Y no importa que, en su defensa, Abigail Thernstrom, integrante conservadora elegida por George W. Bush para la Comisión de Derechos Civiles de los Estados Unidos, restase importancia al caso y a aquellos que lo promocionaban. "Esto no tiene que ver con los Panteras Negras", declaraba a Ben Smith, del Politico. "Esto tiene que ver con sus fantasías acerca de la forma en que pueden utilizar esta cuestión para tumbar a la administración (Obama).

En lugar de eso, se supone que los medios tienen que tomar en serio las acusaciones de J. Christian Adams, que formó parte del Departamento de Justicia de Bush. Es un activista Republicano desde los tiempos de Bill Clinton. Los servicios prestados a su partido incluyen un período como asesor electoral de Bush en Florida en el año 2004, durante el que se vio inmerso en una polémica que en una ocasión giró en torno a si una pareja negra podía depositar un voto corriente.

Ahora Adams acusa al Departamento de Justicia de Obama de estar "motivado por una hostilidad ilegal contra la igualdad ante la ley".

Esto son tonterías racialmente volátiles y políticamente interesadas -- y son tonterías incluso si Sean Hannity y Rush Limbaugh hablan de ellas un millar de veces al día. Cuando una acusación gratuita de la que no hay pruebas es considerada una cuestión legítima, los mentirosos ganan.

El caso Sherrod debería de ser el definitivo. Si Obama odia el actual clima en los medios, debería dejar de reaccionar de forma exagerada a él. Y los medios de referencia deberían dejar de tener miedo a insistir en la diferencia entre información y propaganda.

Noticias relacionadas

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza

Rajoy da alas a los separatistas

E. Díaz, Madrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris