Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

¿Dos pasos adelante y uno atrás?

Mario López
Mario López
martes, 27 de julio de 2010, 22:53 h (CET)
La esclavitud es un invento sumerio, de Mesopotamia, fruto de las conquistas. En aquella época la pregunta era: “¿Estudias o conquistas?”. Algo más tarde, Aristóteles le dio carta de naturaleza, apuntalándola en una simple reflexión: “La esclavitud es la garantía indispensable para que los hombres libres puedan dedicar su tiempo a la política y el buen gobierno de la ciudad” (qué rabiosamente actuales suenan estas palabras, ¿verdad?).

El proletariado es un invento del Capitalismo, en virtud del cual el antiguo esclavo se ve en la obligación de vender su fuerza de trabajo a la burguesía, por carecer de los medios de producción. Finalmente, la clase media es un invento más reciente (aunque se encuentren vestigios de ella en el siglo XVIII) del Capitalismo que se ve forzado a aumentar el poder adquisitivo del proletariado para asegurar el consumo de los productos que fabrica en cantidades industriales a bajo coste; es un invento asociado a la producción en cadena de automóviles Ford (qué rabiosamente actuales suenan estas palabras, ¿verdad? De hecho, la venta de automóviles ha aumentado este año en un 30% respecto al 2009, sin que hayamos salido de la crisis). El caso es que la reciente refundación del capitalismo nos ha hecho retroceder un paso en la evolución del ciudadano idiota (etimológicamente, el que no se dedica a la política y carece de medios de producción). Así que, rompiendo la cadena evolutiva, después de que el esclavo pasó a ser proletario y el proletariado pasó a ser clase media, ahora, la clase media vuelve al estadio de proletariado. ¿Estamos a las puertas de una nueva esclavitud? La respuesta la podemos encontrar en cualquier sucursal bancaria. De momento, ya podemos extender un poco más la letra de la famosa ranchera: “Mi padre fue peón de hacienda/y yo un revolucionario/mi hijo puso una tienda/y mi nieto es funcionario”. Podemos añadir: “y mi bisniesto es becario, mileurista, parado”. ¿Fue Lennin el que dijo aquello de “dos pasos adelante y uno atrás”? Un optimista antropológico es lo que era el hombre. Ríete tú de Zapatero.

Noticias relacionadas

La prueba de las banderas, ya innecesaria

J. LLano, Madrid

Nosotros estamos en lo cierto y ellos equivocados

G. Seisdedos, Valladolid

El nacionalcatolicismo, la póliza especializada

A. Alonso, Madrid

Democracia es mucho más que poner urnas

M. Palacios, Lleida

La tribu como autodefensa

V. Rodríguez, Zaragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris