Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Kosovo: las llaves del infierno

Ángel Ruiz Cediel
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
lunes, 26 de julio de 2010, 00:59 h (CET)
Ya dije en su momento, cuando se transfirió oficialmente el dominio del corazón de Serbia a los inmigrantes que torpemente los serbios habían admitido de caridad en su seno, que Europa había metido la pata hasta el corvejón, perpetrando un daño sin parangón en la Historia. Así lo reconoció "off de record" la OTAN y el Santo Misterio. Desde entonces, esos inmigrantes a los que se les ha subido la impunidad de su barbarie genocida a la cabeza, enloqueciéndolos, no han dejado de tirar al serbio y practicar el salvajismo más criminal con ellos, sin que tribunal alguno haya hecho absolutamente nada por impedirlo, salvo evitar que los pocos serbios que quedaron en Kosovo pudieran defenderse. Así está la cosa, y así esos locos togados de la Corte Internacional de Justicia de La Haya lo han dado lustre de legalidad. ¿Recuerdan a aquella infausta señora Del Ponte que acusó a Milosevic de que sus tropas asesinaron a sangre fría a cuarenta albano-kosovares, cuando fue justamente al contrario?...: pues así con todo.

Lo que sucede en realidad, es que la CIJ ha sembrado el germen de más odios e impiadosas guerras, y la próxima –que será, no lo duden-, es forzoso ya que sea de exterminio. Tal ha sido su sentencia. Y lo ha sido, simplemente porque hay cosas que tienen fecha de caducidad y otras que no la tienen, y este hurto con alevosía y premeditación, este sangriento robo con infinitos agravantes, no tiene fecha de vencimiento. Será mañana o dentro de un siglo, pero será algo que suceda sin que nadie lo pueda evitar: la Historia es larga y el odio sólo puede crecer, una criatura de excelente memoria que magnificará la humillación que ha recibido. Y cuando suceda, corra la sangre de quien corra, bueno será que quienes contemplen la degollina tengan presencia de ánimo suficiente para mirar no a quienes perpetren la matanza, sino a La Haya. Esta Corte ha perdido no el Norte, sino la Rosa de los Vientos, y sus señorías dan la impresión de que o están de estupefacientes hasta el colodrillo, o que son manejables títeres de ese Orden Negro que sólo quiere desmenuzar terrones de poder para echarse al coleto a la totalidad del planeta.

El daño que estos togados han infligido al conjunto de la humanidad no puede ser más siniestro. Se equivocan de medio a medio los que creen que esta sentencia no sienta precedentes, dando alas al bando más abyecto de nuestra especie y alentando ultranacionalismos de barrio e invitándolos al crimen y a la violencia de exterminio, toda vez que al final de su tétrica andadura sólo les espera la pingüe recompensa de obtener un predio donde asentar sus reales. Si estos grupúsculos de fanáticos enfermos de odio y poder son capaces ahora mismo de usar los más atroces medios para conseguir sus fines, ¿cómo no iban a utilizar la bomba que estos locos de La Haya han puesto en sus manos?... Los señores jueces les han entregado a quienes odian al ser humano, la más poderosa de las armas de destrucción masiva: a partir de ahora están legitimados para la guerra racial, ideológica o religiosa, sin restricción alguna. Si pasó lo que nadie en su sano juicio podría haber pensado que pasaría con Kosovo, que ha sido legal robarles mediante la violencia y el asesinato el alma de su país, legal será derramar la sangre de quien sea y como sea, que la CIJ lo bendecirá, dándoles naturaleza de legalidad. Así han sido hasta ahora todas sus sentencias: despropósitos abyectos al servicio del Orden Negro.

Que los EEUU digan que sí o que no, es irrelevante, tanto porque siempre mienten como porque siempre juegan con al menos dos barajas, si no es que no con tres o cuatro. Se esconden tras la sentencia de la CIJ, pero se les ve la patita de lobo bajo la puerta. A ellos más que a nadie les interesa una Europa pobre y dividida, en permanente conflicto sangriento consigo misma. Ahí están frotándose las manos los italianos del norte, los escoceses, los catalanes y vascos, los corsos y otros mil fundamentalistas nazionalistas que ahora, según la CIJ, pueden hincharse a comer de este jamón que estos locos jueces han encentado, tal que abriendo las puertas de par en par al terrorismo global más exacerbado. ¡Demasiado se ve la patita del lobo americano en esta maniobra de división europea!... Los iluminados, ya se sabe, están antes que nada al servicio de sus negros propósitos de logia.

Por otra parte, que la llamada comunidad internacional reconozca o no a los engendros nacidos de este negro parto, es lo de menos, como lo de menos ha sido que muchos países no reconozcan a Kosovo. Ahí está, señor legal de sus destinos, por más que éstos hayan sido usurpados mediante el genocidio y las sentencias consagrantes. Tan es así la cosa, que no pocas de esas regiones que aspiran a su ración de soberanía, ya han abierto embajadas encubiertas en medio mundo, tal vez porque el señor de los señores les ha autorizado a ello, conociente como era de la sentencia que establecería un nuevo orden negro.

No sé si será posible una transliteración de esto a la cuestión catalana, vasca, gallega o valenciana; pero me juego el bigote a que sí, y a que mucho antes de lo que la mayoría piensa tenemos una declaración unilateral de independencia en Cataluña..., por lo menos. Ya lo hicieron cuando España sangraba por causa de la Guerra Civil, como antes lo habían hecho los países latinoamericanos cuando España sangraba por su Guerra de la Independencia. Nuestra guerra actual, acaba de decretarla la CIJ, y sentado las bases para que suceda lo que nadie –salvo un pequeño grupo de exaltados- deseaba. Kosovo, al final, no son más que las llaves de un infierno que nos abrasará a todos, y éste ha sido descerrado por la CIJ de La Haya. Vivir para ver.

Noticias relacionadas

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris