Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Paganos de costumbre

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
sábado, 24 de julio de 2010, 08:19 h (CET)
El Gobierno de Rodríguez Zapatero se ha cebado con numerosos colectivos de la sociedad española, sobre todo con la clase trabajadora. Si bien es cierto que la responsabilidad de la actual crisis es del propio Gobierno y de la duplicidad de inútiles funciones, por su mala gestión, también es verdad que la crisis la ha volcado sobre el colectivo de los trabajadores públicos, lo que no quiere decir que sea solo sobre los funcionarios.

La libre interpretación de lo que es un trabajador público queda a criterio de la Administración, como se ha visto con los trabajadores del Metro madrileño. Por cierto, la Comunidad de Madrid se ha bajado los pantalones, se ha acobardado y tan solo rebajará el sueldo de estos trabajadores en un uno por ciento. Han tenido suerte por depender de una Administración cobarde. Muy distinta suerte han corrido otros trabajadores públicos de todas las comunidades y, especialmente, los funcionarios docentes.

Los trabajadores docentes han sido, una vez más, los peor tratados; máxime cuando tales trabajadores llevan doce años de contención del gasto público en sus nóminas mensuales. Son muchos los años sufriendo subidas insignificantes en comparación con el resto de funcionarios; incluso podríamos catalogar esas subidas como miserables si se comparan con las subidas de los trabajadores de la empresa privada.

Los docentes han podido comprobar que siempre se les subía por debajo del IPC, cosa que no se hacía con los trabajadores de la función pública ni con los de la empresa privada. Para 'compensar' a los profesores, ahora tendrán que soportar bajadas de sueldo con porcentajes entre el 5% y el 7% por pertenecer a los grupos A1 y A2, antiguos grupos A y B. Esta medida es un ataque frontal a la promoción profesional, al mérito, a la propia categoría profesional, a la dignidad y al sentido común.

Con los datos en la mano, los docentes tardarán doce años en recuperar lo perdido. No tenemos duda respecto a que, cuando superemos la actual crisis --si es que se supera en un lustro-- y pueda haber algún tipo de aumento, no subirán más porcentaje a quienes están pagando la crisis con su salario y el sacrifico de sus familias para que el resto de los trabajadores sigan disfrutando. ¿Alguien se acordó de los docentes cuando las 'vacas gordas' campaban a sus anchas? Ni se acordaron ni sabían que existían. ¡A ver quién tiene la última palabra!

Los docentes y los trabajadores de la sanidad deben aprender a organizarse, como lo han hecho los trabajadores del Metro madrileño. Si estos últimos han demostrado que pueden tener en jaque a toda la comunidad de Madrid, no duden que docentes y sanitarios juntos -sin cumplir los servicios mínimos-- pueden derrocar un Gobierno y parar una Nación. A ello hay que añadir que es justo que reduzcan de su jornada laboral diaria el tiempo proporcional a la bajada salarial ya ejecutada.

Sirva el presente artículo como llamada firme a ejecutar tales medidas. En momentos de más daño lo hacen los controladores, los sindicatos y los trabajadores de RENFE. ¡Sigan su ejemplo los docentes y sanitarios cuanto antes! ¿Volverá a ponerse de manifiesto la cobardía sindical? Recuerden las amenazas del bachiller ‘Pepiño’ Blanco a los controladores; decía Unamuno que “no es raro encontrarse con ladrones que predican contra el robo para que los demás no les hagan la competencia”.

Noticias relacionadas

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977

Cataluña a la deriva (II)

La enajenación colectiva

Propia imagen

El derecho al honor y a la propia imagen es un derecho protegido por la Constitución

Salvar Cataluña ¿Voto útil para Ciudadanos?

Errores de apreciación del PP pueden acabar con un retorno a la situación previa a la aplicación del Artº 155
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris