Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Caramba Señorita Molly

Kathleen Parker
Kathleen Parker
viernes, 23 de julio de 2010, 02:05 h (CET)
WASHINGTON -- Cuando H.L. Mencken dijo que el Puritanismo era "el temor obsesivo a que alguien, en alguna parte, pueda ser feliz", apenas empezaba a hacerse una idea del iceberg del fundamentalismo titánico que se avecinaba.

Sí, esos molestos yihadistas con problemas de humor vuelven a la carga. Un grupo de musulmanes radicales, cuyas promesas de sacrificar sus almas no pueden despertar más impaciencia, al parecer no va estar contento hasta que la gente feliz de todo el mundo esté muerta.

En otra secuela más de la saga, se ha decretado otra fatwa contra una viñetista.

Bostezos ahogados sería la respuesta natural ante esta saturación de indignaciones, si no fuera porque está en juego la vida de una norteamericana. Molly Norris hizo dibujos y ahora tiene que morir, según Anwar al-Aulaqi, clérigo islámico norteamericano-yemení, o Chalado Dibujitos, para abreviar.

Recordará que Norris, viñetista de Seattle relativamente desconocida en tiempos, fue amenazada primero hace unos meses por unos blogueros de una desconocida página web, "Musulmán Revolucionario", por tratar de dibujar al profeta Mahoma. Últimamente su nombre ha sido incluido en una lista de personas a ajusticiar en Inspire, una nueva revista de la red publicada en inglés por al-Qaeda y destinada a reclutar a musulmanes estadounidenses para la yihad.

Declarando a Norris "un objetivo de primer orden", Chalado Dibujitos también aportaba los nombres de ocho dibujantes, columnistas y periodistas más -- suecos, holandeses y británicos -- como objetivos, todos por "caricaturas blasfemas" del profeta.

Dibujar o trazar cualquier perfil del profeta, recordará, va contra las normas de ciertos fundamentalistas, aunque no todos los musulmanes convienen en que exista esa prohibición. Pero incluso si así fuera, no habría ningún motivo para que una dibujante no musulmana tuviera que censurarse. Nuestras leyes amparan la libertad de expresión, con independencia del canal. Fin de la historia. Puede que no siempre nos guste lo que ampara la Primera Enmienda, pero como nación nos hemos puesto de acuerdo en que el agravio a corto plazo de la ofensa personal es el precio que pagamos por la libertad.

La viñeta de Norris que provoca tales ideas es una ilustración que parece dibujada por un niño -- un cartel que convoca un "Día de Dibujar a Mahoma Todos" que mostraba diversos utensilios domésticos (un carrete de hilo, una taza, una cereza, una ficha de dominó y un bolso de perros), diciendo todos ser el profeta.

En ese momento, Norris declaró que sólo trataba de burlarse de Viacom y Comedy Central por su decisión de censurar el episodio de "South Park" que mostraba al profeta disfrazado de oso. (Cuando un dibujo animado que lleva un disfraz de oso puede hacer que termines asesinado en nombre de Alá, es que vivimos realmente en el país de Roger Rabbit. ¿No debe entrar ahora el cerdito Porky con su frase diciendo "Eso es to, eso es to, eso es todo amigos"? ¿O eso también es blasfemo?)

Aunque Norris retiró rápidamente la viñeta de su página web, los seguidores crearon una nueva página invitando a todo hijo de vecino a dibujar al profeta. En este punto, las cosas se pusieron realmente infantiles mientras los islamófobos disfrazaban sus propias tendencias radicales bajo el aspecto de humor y el paraguas del amparo constitucional.

Nadie dijo que la libertad de expresión no fuera caótica.

No voy a hacer prisioneros a la hora de defender nuestro derecho a la libre expresión y a menudo he escrito en defensa de los dibujantes, en concreto. Las viñetas podrían ser la prueba de fuego definitiva de nuestra tolerancia porque se quedan en la mente muy fácilmente y porque, en la práctica, son muy difíciles de defender. Hasta podemos ampliar la libertad de expresión a los malos y los idiotas, imaginando que es mejor que el odio y la ignorancia sean expuestos a la luz del día antes de que se repriman para prosperar y crecer.

Por este motivo, no comparto las inquietudes de otros de que al-Qaeda tenga una revista virtual en inglés. ¿No es mejor leer las ideas de Chalado Dibujitos y compañía en lugar de preguntarse lo que estarán tramando? Además, ¿quién puede resistirse a una revista que publica: "Fabrique una bomba en la cocina de su mamá"? Esta gente son guionistas de comedia y no lo saben.

Tan cansados como podamos estar de las secuelas de "Yihadistas contra Viñetistas", simplemente no podemos renunciar al principio. Puede haber argumentos de peso en favor de evitar los dibujos de Mahoma en aras de negar a al-Qaeda una herramienta propagandística, pero seamos claros. Seguir un camino diferente no es capitular al enemigo, sino aspirar a tener ventaja.

La irreverencia es difícil de vender a una cultura asfixiada por la veneración, pero puede que podamos defender la protesta no violenta a través del ejemplo. Con ese fin, y en apoyo a Norris y los demás, 19 viñetistas de Pulitzer han firmado una petición condenando las amenazas y los ataques a los dibujantes. La petición está colgada en la página web de la Red Internacional de Derechos del Dibujante (cartoonistrights.com). No le pueden sobrar firmas.

Noticias relacionadas

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris