Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Niños de la calle, sin techo

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
miércoles, 21 de julio de 2010, 23:45 h (CET)
En la declaración de los Derechos Humanos proclamada por la asamblea general de las Naciones Unidas se afirma que: “El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. No será objeto de ningún tipo de trata. No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se le dedicará ni se le permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o su educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral.”

Sin embargo, la mitad de los indigentes del orbe son chiquillos, más de 600 millones; 100 millones son “niños de la calle”, mal viven de lo que limosnean, desvalijar o descubren en la basura y esnifan pegamento para paliar la gazuza.

Una situación que se conoce como una contrariedad de las grandes ciudades de Latinoamérica, generalizándose en los estados endeudados del mundo. Son vejatorias las situaciones que padecen los críos de la calle, sin techo ni hogar; muchos, por penurias monetarias familiares, se afanan como mercaderes ambulantes, abrir paso hacia las puertas de taxis o tomar parte de la pordioseo organizado: viven en la calzada de la calle, en unas condiciones de alta fragilidad, con el peligro de ser utilizados física, económica y carnalmente, llegando hasta el quebranto de sus existencia.

En el origen de esta realidad social está la progresiva desunión familiar, la expatriación, la indigencia, el negocio de las bebidas etílicas y otras drogodependencias, la prostitución, las conflagraciones, la carencia de valores morales, el desamparo y un sentido cada vez más hondo de vacío existencial que define a la juventud actual.

Otro ejemplo de explotación infantil lo descubrimos al sur de la frontera entre Malawi y Mozambique. Como resultado de un próspero comercio que se ha apostado en la llamada tierra de nadie, muchos chiquillos buscan faena allí, donde se forjan numerosos casos de depravación.

Por otra parte, dos millones y medio de chavales vegetan en las urbes de la Unión Europea, esto es, siete de cada mil. El Parlamento Europeo preparó un estudio en el que mostraba a la Comisión Europea su "más sincera preocupación por el creciente número de niños que viven en la calle y sin hogar", y pedía encarecidamente a los Estados miembros que adoptaran medidas eficaces al respecto.

“Cuando hacéis con la violencia derramar las primeras lágrimas a un niño, ya habéis puesto en su espíritu la ira, la tristeza, la envidia, la venganza, la hipocresía”, escribió Azorín.

Noticias relacionadas

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye

Maduro, Sánchez y el desmadre separatista

“Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño” Napoleón Hill

Arte sacro

El arte sacro sirve para neutralizar la gravedad de la idolatría

La amenaza de una proposición de ley

La ideología de género es un ataque a nuestras mismas raíces

Campaña independentista en Cataluña

Ya ha comenzado el pasado jueves la campaña por el sí a la independencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris