Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La poesía, un soplo de Dios

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
miércoles, 21 de julio de 2010, 23:36 h (CET)
He vuelto a releer, con entusiasmo y emoción, el libro “Rezando en Poesía”, escrito por poetisa Pepita da Silva. Una profesora que escribe poesía desde siempre, en cualquier momento y en cualquier lugar. Es para ella una imperiosa y gratificante necesidad. Es una forma de estrenar la vida y sentirse feliz. He seleccionado uno de sus poemas:

“Duerme la tierra callada, / se repliegan los silencios, / y se agrandan los contrastes / de los espacios inmensos /

Se suspenden las palabras, / se hace lo grande pequeño, / la muerte se vuelve vida / y el dolor, amor eterno /

Las manos de un hombre tiemblan, / y se elevan, manteniendo, / a un Dios que hechiza el tocarlo / y que transforma al tenerlo /

Y ante la oculta belleza / de aquel excelso momento, / el alma se va escapando / y en Él, se va convirtiendo /

Y lo divino y lo humano / en milagroso concierto, / se funden y se entrelazan / en un provocado encuentro /

Y Dios se adueña del alma, / y el alma ya tiene dueño, / y aquel anhelo divino / cambia la duda en misterio /

Y el misterio se hace idilio, / y el idilio se hace fuego, / y se fraguan los amores / entre la tierra y el cielo /”

La poeta redacta una especie de haikús espirituales, consiguiendo un perfecto entrelazamiento entre lo material y lo trascendente. Sabe convertir la poesía en un lenguaje del alma.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris