Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Dependencia bajo el signo de la izquierda clerofascista

Luis Agüero Wagner
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
miércoles, 21 de julio de 2010, 22:19 h (CET)
Chesterton afirmó que la sumisión a un hombre débil es disciplina, pero la sumisión a un hombre fuerte es sólo servilismo. En la segunda categoría podría ubicarse al cura Fernando Lugo y a sus seguidores, siempre dispuestos a doblar la cerviz para complacer a sus aliados del ámbito empresarial, sobre todo mediático, el verdadero poder fáctico que hoy gobierna en Paraguay.

Curioso socialismo el del cura Fernando Lugo, y no sólo por su cercanía indisimulable a Colombia, EEUU y el gobierno de Alan García. También por sus vetos, siempre favoreciendo el sentido sugerido por el inculto y reaccionario empresariado paraguayo enriquecido con la dictadura anti-comunista.

Así asistimos al veto de leyes que reivindicaban derechos adquiridos de los trabajadores, ancianos indigentes y normas que protegían a los pequeños deudores de los grandes usureros.

Ahora también asistimos al bochornoso espectáculo de un gobierno que se presentó como de izquierdas, negándose a dignificar el trabajo de los docentes en un país con serios problemas en materia educativa.

“Se resolvió en asamblea de docentes que ya no estemos perjudicando nuestra salud, ya que este Gobierno criminal no da respuesta a nuestros reclamos. La idea es que nos organicemos y vengamos con manifestaciones grandes”, explicó Carlos Parodi, presidente de la FEP (Federación de Educadores del Paraguay), refiriéndose al gobierno derechista del cura Fernando Lugo.

Una de las docentes, Myriam Villagra, sufrió un ataque que según sus colegas la puso al borde la muerte. Además, el padre de otro huelguista, Claudelino Aguinagalde, falleció y eso agravó el estado del docente. Los trabajadores no tienen dudas con respecto a Lugo, y lo tildaron de ASESINO en una asamblea.

Terminó sin resultados ayer otra jornada de negociación entre dirigentes de la Federación de Educadores del Paraguay y representantes de los ministerios de Hacienda, Educación, y Justicia y Trabajo.

Según la FEP, en huelga desde el 22 de junio, el problema se soluciona con un monto de G. 10.000 millones, pero el ministro de Educación prefiere autoasignarse aumentos a sí mismo, y el ministro de Hacienda pagar deudas a los bancos internacionales, algo de lo que ya fue acusado de comisionista como buen agente del FMI.

AGUDA DEPENDENCIA
El gobierno del cura Fernando Lugo, que se llenó la boca hablando de soberanía, no sólo es complaciente con USAID, que financia pruebas con medicamentos en fase experimental con indigentes paraguayos. Ahora termina agudizando la dependencia paraguaya del Brasil, mendigando una línea de transmisión que los brasileños irían a construir como caridad.

La construcción de la línea de 500 kV deja al Paraguay en manos del Brasil y eventualmente se expone a no concluir la obra si por algún motivo el país vecino decide no entregar los fondos.

El compromiso plasmado en el documento aprobado por la unidad técnica no evita que los aportes tengan que ser considerados anualmente por el Parlamento brasileño y solo este es el que finalmente decidirá sobre la entrega de aportes. El gobierno del cura ya embaucó a la población paraguaya con costosos espacios publicitarios en los medios, afirmando haber “conquistado” la sobeanía energética del Paraguay, a sabiendas que Lugo y Lula habían firmado un acuerdo “ad referéndum”.

Sin embargo, el atraso en los cumplimientos sigue generando dudas y poniendo en aprietos al gobierno arzobispal.

SEGUIDORES DE FERNANDO LUGO SOLO BUSCAN ZOQUETES

El frente interno de la “izquierda” del luguismo sigue pareciendo una bolsa de gatos, sobre todo el denominado "Frente Guazú", cuyo rumbo es un misterio, dado que su líder el senador Carlos Filizzola prefirió seguir con los inicuos contubernios a espaldas del pueblo en el Congreso, donde pactó con los narco-golpistas y la rosca mafiosa para salvar a su jefe, el cura pederasta Fernando Lugo.

En uno de los minúsculos e instrascendentes partidos de este conglomerado, los que se identifican con Pais Solidario dicen no estar de acuerdo con la lista de concejales que se consensuó con el P-MAS, cuya representante (Karina) encabeza la columna. Cuestionan a la dirigencia del PPS por “el entreguismo” del primer lugar. Aseguran que País Solidario está “mucho mejor posicionado que el P-MAS”.

De esta manera, la lucha por el zoquete está a la orden del día entre estos dignos exponentes de la izquierda caviar.

IZQUIERDISMO CIPAYO
La Historia del Imperio Británico recuerda que en el año 1857, la estricta jerarquía del ejército inglés de la Compañía de las Indias Orientales y las abismales diferencias de sueldo y condiciones de vida que existían entre los oficiales británicos y los cipayos, desataron una gran rebelión que trajo como consecuencia la proclamación del virreinato.

La palabra cipayo (shipahi) designaba a las tropas indias que actuaban bajo órdenes de oficiales británicos, y en el momento de la rebelión cuadruplicaban en número a los efectivos ingleses.

En América Latina, es el número de cipayos el que es multiplicado por cientos de veces por los nativos, pero de cualquier manera los primeros siguen sosteniendo la sartén por el mango y realizando genuflexiones ante sus amos, por lo general caballerosas misiones diplomática y humanitarias conectadas como vasos comunicantes a los fondos de USAID, el National Endowment for Democracy y las ONG subsidiarias en las sociedades de la región.

Durante mucho tiempo, la propaganda revolucionaria logró identificar a las oligarquías de estos países con los cipayos de la India, y a los militantes de la izquierda marxista como los patriotas independentistas. La confusión reinante en este tiempo ha logrado, si no revertir estas identidades, al menos equipararlas. Un comunista como vice-presidente del gobierno pro-imperialista de Colombia, y el Partido Comunista de Paraguay son dos ejemplos de ello.

Angelino Garzón, el comunista, dirigente sindical y hasta militante de una guerrilla desmovilizada, es el vicepresidente electo de Colombia. Su presidente, Juan Manuel Santos, representa la continuidad de un gobierno de derecha que lleva ocho años en el poder y que, entre otras cosas, suena internacionalmente por la violencia contra sindicalistas, el irrespeto por los derechos humanos y el exceso de fuerza que, como en el caso de las ejecuciones extrajudiciales, el Estado colombiano ejerce en la implementación de la política de mano dura del presidente Alvaro Uribe.

Según reportes periodísticos que llegan desde Colombia, Angelino viaja a Washington con Uribe para demostrar que sí hay sindicalistas que siguen vivos y participando en política. Pero no en la oposición. El oficialismo de derecha fue el que eligió Garzón para continuar su ascendente carrera en las instituciones públicas.

En Paraguay, el comunismo cipayo logró ser más sutil. Para evitar ser vilipendiado por su incoherencia, contribuyó a difundir a los cuatro vientos que el candidato respaldado por la embajada norteamericana y su prensa subsidiaria, el cura Fernando Lugo, era también un referente de la izquierda marxista y teólogo de la liberación.

Nunca se aclaró cómo un referente de una doctrina condenada por el Vaticano logró llegar a obispo.

En realidad, Lugo había sido apartado por la iglesia pero no por su adicción a la teología de la liberación, sino a las “criaditas para todo uso”, menores indigentes de regiones pobres de Paraguay, de las que abusaba y luego dejaba preñadas en forma absolutamente amoral e irresponsable, en sus años de cura.

DESAIRE Y ANGURRIA
La nueva estrategia de la izquierda chanta y clerofascista, dadas las circunstancias, consiste en fingir su “desacuerdo” con el gobierno arzobispal, y seguir prendidos de sus puestos prebendarios como si nada sucediese.

En ese contexto, fingen estar “disgustados” porque el cura Lugo ignoró los pedidos de vetar la ley anti-terrorismo y objeción de conciencia. ”Esto provocó el disgusto de varios dirigentes socialistas, aunque los mismos optaron por una actitud mesurada a la hora de criticar al Poder Ejecutivo” dice la prensa vinculada a la embajada norteamericana, la misma que apuntaló el proyecto electoral del cura.

“El Presidente ha promulgado las leyes antiterrorista y de objeción de conciencia, aprobadas por el Parlamento nacional, las cuales, a criterio del Partido del Movimiento al Socialismo (P-MAS), pueden llegar a dañar derechos civiles y constituirse en peligrosas herramientas de represión contra los movimientos sociales y políticos”, señaló Rocío Casco, titular de la agrupación y vieja beneficiaria de las dádivas de USAID, NED, IAF y el Plan Umbral a través del cual la embajada norteamericana mueve los hilos de sus marionetas en el estado paraguayo. Por supuesto, ni soñar con una acción coherente con su crítica y un abandono de los añorados zoquetes en el gobierno arzobispal.

Otro tanto de pura retórica exhibió el Partido Comunista paraguayo, émulo de militantes colombianos como Garzón. “Para el Partido Comunista Paraguayo (PCP), la ley antiterrorista riñe contra el movimiento popular, pues la normativa no define el término terrorismo. Una manifestación o cierre de ruta puede ser interpretado por un juez como terrorismo. Esta norma da lugar a interpretación a los magistrados”, advirtió Najeeb Amado,el Angelino Garzón paraguayo.

Los dirigentes campesinos Luis Aguayo y Elvio Benítez también advirtieron los alcances negativos que tendrá la nueva ley. Ambos referentes del Frente Guasu, además del senador Sixto Pereira (Tekojoja), fueron hace 2 semanas a entrevistarse con Lugo para solicitarle que vete la normativa, sin embargo el Presidente optó por no hacerles caso.

Ser ignorados y humillados por el obispo no implica que deban tener una actitud digna y coherente en consecuencia, sino todo lo contrario: que deben aferrarse con mayor fuerza a sus sillas.

Es que, como es bien sabido, no puede alimentarse los bolsillos de la angurria con actitudes honrosas y dignidad, mucho menos cuando se trata de la izquierda chanta y clerofascista , rendida a los pies del cura con hijos Fernando Lugo.

Noticias relacionadas

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye

Maduro, Sánchez y el desmadre separatista

“Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño” Napoleón Hill

Arte sacro

El arte sacro sirve para neutralizar la gravedad de la idolatría

La amenaza de una proposición de ley

La ideología de género es un ataque a nuestras mismas raíces

Campaña independentista en Cataluña

Ya ha comenzado el pasado jueves la campaña por el sí a la independencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris