Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Bombonera   -   Sección:  

La relación Sandro Rosell – Pep Guardiola

Manuel Monfort
Manuel Monfort
miércoles, 21 de julio de 2010, 01:16 h (CET)
El pasado lunes el Barça volvió al trabajo y Guardiola ofreció, el mismo día, una rueda de prensa que no dejó a nadie indiferente. Lo que más llamó la atención fue su alusión hacia el eterno rival desde una perspectiva económica, aunque hubo un aspecto al que no se hizo mucho hincapié y que giró en torno a esta frase: “Me hubiera gustado contar con Chygrynskiy. Dije que no se movería si yo era el entrenador”.

El pasado lunes el Barça volvió al trabajo y Guardiola ofreció, el mismo día, una rueda de prensa que no dejó a nadie indiferente. Lo que más llamó la atención fue su alusión hacia el eterno rival desde una perspectiva económica, aunque hubo un aspecto al que no se hizo mucho hincapié y que giró en torno a esta frase: “Me hubiera gustado contar con Chygrynskiy. Dije que no se movería si yo era el entrenador”.

Bien es sabido el fracaso que ha supuesto el fichaje del central ucraniano, petición expresa de Pep, que llegó a finales del pasado verano por 25 millones y que se ha ido, un año después, por diez millones menos sin haber respondido a las expectativas creadas. Su venta puede justificarse por haber sido un mal negocio, deportiva y económicamente, pero dichos argumentos no parecen haber convencido a Guardiola.

Si no juzguen sus propias palabras. “Dije que no se movería si yo era el entrenador”. No sé si el propio “mister” se lo prometió así al jugador o al propio Rosell para que no lo vendiera, pero lo cierto es que a la hora de realizar dicho traspaso es evidente que no se ha tenido en cuenta el deseo del entrenador. Guardiola también afirmó que le hubiera gustado tener a Chygrynskiy porque es “muy buen jugador, muy joven y con un potencial muy grande” pero que finalmente “han primado los intereses económicos”.

Probablemente, en condiciones normales, Rosell hubiera acatado la decisión de Guardiola pero la mala salud económica del club, unido al bajo rendimiento del jugador, fueron los condicionantes que propiciaron esta venta. Aún así, es evidente que a Pep no le ha sentado bien tal y como lo manifestó en su primera rueda de prensa de la temporada.

En definitiva, pese a que no se puede afirmar con rotundidad, intuyo que la relación entre Guardiola y Rosell no va a ser tan buena como la anterior con Joan Laporta. Con el anterior presidente, Pep tuvo una relación más que buena, no en vano, en la celebración de la pasada Liga tuvo palabras de agradecimiento expresamente para “Jan”, lo que demuestra el vínculo que les unía a ambos. Sin embargo, ahora éste ya no está y en su lugar está Sandro Rosell, con el que Guardiola deberá entenderse sí o sí por el bien del barcelonismo. El comienzo no parece haber sido demasiado bueno pero veremos los próximos acontecimientos que tal se desencadenan...

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris