Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Empanada mental

Ángel Ruiz Cediel
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
miércoles, 21 de julio de 2010, 00:26 h (CET)
Dice don Artur Mas que el PSOE tiene una empanada mental importantísima, y su razón no le falta. Creo que en eso coincidimos todos, incluidos los militantes del PSOE y, especialmente, sus votantes. Don Artur se refiere al decir esto a la cosa de que el PSOE en Madrid dice negro y en Cataluña blanco sobre el asunto del Estatuto, pero, sin embargo, esa misma actitud de empanada mental importantísima llega a todos los extremos de las acciones del PSOE, desde las laborares a sus propias señas de identidad, si es que la tiene o las tuvo alguna vez.

Comenzando por el Presidente, no se sabe a qué juega, aunque sí con qué. Como siga unos meses más en el poder, es tan así lo que afirmo que de lo que conocemos de España no va a quedar ni la cejilla de la ñ, quedando esta vetusta piel de toro reducida al propio de Espanada, que es una empanada otrora española. Da la impresión de en los años más dichosos de este señor se le fueron agolpando las ideas milagrosas y justicieras sin mucho orden y con menos concierto, de modo que las fue compilando sin más para implantarlas cuando fuera presidente, y, ahora que es quien las puede poner en planta –y lo hace-, el cacao que tiene es tan formidable que no se da cuenta siquiera de que sus propios actos le delatan como su más cerval enemigo, adversario de su país y monstruo de su razón. Sin embargo, no es un caso único en ese partido, que no roto.

Ahí tienen a doña Bibiana, que sin pudor confiesa que el puesto es suyo porque le pertenece por derecho. Y por izquierdo, vaya, y aún por el envés. Que lo merezca o no, es otra cosa. Como mucha gente sin demasiadas luces, esta señora es de las que a las críticas que recibe (cantidubi-dubi-dubi, oiga usted) las tilda de provenientes de envidiosos, y a quien no esté de acuerdo con ella y sus empandiles despropósitos, como de derechas. Ya saben, pues, que ser de derechas en Empanada es no pensar como la señá Bibiana –que es joven y de pueblo-, y aun no pensar como el PSOE, que es decir como Zapatero.

Adempero, no debe considerarse que esta empanada mental importantísima que define con tanto acierto don Artur le viene al PSOE de ahora, ni mucho menos, sino que la tienen desde lo muy antiguo. Los mismos que apoyaron la Dictadura de Primo de Rivera, legitimándola, son los que se levantaron contra la II República en la Revolución de Asturias y luego sangraron y hasta murieron por la misma II República a la que con tal ardor combatieron. Empanada, en fin, aunque no gallega. Lo de ahora mismo, vaya, aunque de otra manera, en la que hay un Montilla (cordobés catalanoparlante) que se baila una sardana con los catalanes mientras en Madrid los del PSOE mueven el esqueleto con el chotis, y entretanto los ministros y dependientes del PSOE dicen que sí pero que no aunque tal vez quién sabe si acaso. Todo muy clarito, como se ve, igualito que en las cuestiones del terrorismo y los permisos a etarras que no tienen los demás convictos, las negociaciones que son sin serlo porque pudiera que sí pero no o tal vez que a lo mejor si bien jamás pudiera que luego. Clarito, clarito, como el que jamás aceptaré lo que impongo, defenderé los derechos de los que trabajan produciendo desempleo y creando empleos-basura y pérdida de derechos, o esa salud por la que se desvelan haciendo ricas a las multinacionales con la compra masiva de placebos a precio de oro, entretanto prohíben libertades en vez de evitar que envenenen al personal, ya sea con productos alimentarios sobradamente conocidos como tóxicos o ya permitiendo a las poderosas multinacionales que envenenen aires, aguas y tierras sin que aquí pase nada de nada.

Don Artur tiene más razón que un santo con la cosa de la empanada mental importantísima. Enorme empanada, ¡vive Dios! Nunca una empanada pudo ser más excelsa, que da la impresión de que esta gente tiene tantas personalidades –a tenor de sus propios actos y su no menos zigzagueante bagaje-, que a poco que se descuiden van a tener que nombrar a una de ellas como alcalde de las demás. Digo, para que la empanada, que hasta ahora se comía, no se contagie al personal en general, produciendo una pandemia de empanada mental importantísima. La política de este partido es tan política que han logrado echar de la política a los políticos, y, en su lugar, han arribado arribistas, lamedores bífidos (que no bífidus) y toda una cohorte de criaturas que come empanada a dos carrillos (y no del PC, precisamente).

Vamos, que el PSOE cree a carta cabal en las libertades que coarta y en los derechos que conculca a golpe de decreto ley o de torcida ley que defienden las instituciones que denosta para proteger los derechos y libertades. Ya se ve, en fin, que nos quiere a rabiar, porque, como dice el saber popular, quien mucho te quiere te hará llorar, y, si tu hijo te pide pan, dale empanada. Y lloramos, pero no de amor, sino de indigestión empanadil.

Noticias relacionadas

Canta y no llores

Tenemos aun latente un tremendo suceso al que no se le está dando la importancia que tiene, perdido entre tanto dolor e incomprensión

Cuando los filósofos caen en el separatismo

Algunas personas venderían su alma al diablo por un minuto de fama

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris