Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Sacerdote, por la gracia de Dios

Elena Baeza (Málaga)
Redacción
domingo, 18 de julio de 2010, 14:13 h (CET)
Juan Antonio Paredes Muñoz, párroco de Santa María Estrella de los Mares, de Guadalmar (Málaga) y profesor de Teología en el Seminario de Málaga y en el Instituto de Ciencias Religiosas San Pablo, también de Málaga, tiene escrito con motivo de la clausura del año sacerdotal este artículo que merece la pena que los lectores lo lean.

“Al clausurarse hoy en Roma el año sacerdotal, os recuerdo lo que escribí hace tres meses, ante la fiesta de San José. Cuando me preguntan por qué me hice sacerdote, sólo tengo una respuesta: Por la gracia de Dios. Soy el 19 de 21 hermanos, y nací por pura gracia de Dios. A mi padre le acababan de liberar del penal de Ocaña, donde le habían encerrado con uno de mis hermanos por no ser afectos a los desmanes de la república. Nací terminada la guerra. Mi madre era una mujer valiente y no se avergonzaba de tener hijos. Siendo niño, escuché a una vecina, que le afeaba el haber tenido tantos.

Mi familia no era religiosa, pero Dios tiene sus propios caminos. Me enseñó a rezar un amigo, dos años mayor que yo, que tuvo el gran acierto de hablarme de Dios y de corregirme cuando era necedario. ¡Curioso, porque él era hijo de un republicano! Me enseñó a rezar y me aconsejó las tres Avemarías cada noche. Hice la primera comunión con más años de lo que era habitual. Y es evidente que soy cristiano por la gracia de Dios.

Por la gracia de Dios, el cardenal de Toledo me envió a Roma al terminar los estudios de Filosofía.

Y en los tiempos del Vaticano II, dediqué ocho años a profundizar en la Filosofía y en la Teología; y me inicié en periodismo en radio Vaticana. Fui el último sacedote que ordenó el cardenal Pla y Deniel, en su capilla privada. Todo es gracia.
Cuando miro atrás, veo que la vocación se fragua día a día, porque todos los días tienes que responder a Dios, entre ilusiones y miedos, entre aciertos y tropiezos. Si dejas de escuchar su voz, tu fe y tu alegría se marchitan. Y ser sacerdote sólo vale la pena si se intenta vivir el Evangelio con hondura y sin cálculos. Siempre, por la gracia de Dios.

Juan XXIII, a quien ayudé a misa en ocasiones, me dejó un regalo muy útil. Fui a visitarle con el cardenal de Toledo, y al hacernos la foto, alguien dijo que me pusiera de rodillas. Pero el Papa "bueno" se me quedó mirando y dijo: ¡No! Soy un hombre, y sólo tenemos que arrodillarnos ante Dios. ¡Y siempre, por la gracia de Dios!”

Noticias relacionadas

La prueba de las banderas, ya innecesaria

J. LLano, Madrid

Nosotros estamos en lo cierto y ellos equivocados

G. Seisdedos, Valladolid

El nacionalcatolicismo, la póliza especializada

A. Alonso, Madrid

Democracia es mucho más que poner urnas

M. Palacios, Lleida

La tribu como autodefensa

V. Rodríguez, Zaragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris