Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Un paralelismo histórico en el drama del aborto

Josefa Morales (Valladolid)
Redacción
domingo, 18 de julio de 2010, 14:07 h (CET)
Los que han estudiado la Historia de Roma, recordarán la famosa frase de Julio César a su hijo adoptivo Bruto, al asestarle, éste, una puñalada mortal: ¿“Tu quoque, Brute, fili mi?", o sea, “¿tú también, hijo mío?”. Yo encuentro, aquí, un paralelismo con el drama del aborto, esa muerte violenta del niño procurada por su propia madre, aunque el niño no pueda expresar su perplejidad con palabras como el Emperador. ¿Cabe mayor traición y locura que la de matar a un familiar íntimo, a un padre o a un hijo?

Desde ahora, esa práctica del aborto se realizará sin el riesgo de la comisión de un delito; pero sin dejar por ello, de ser lo que es, un asesinato. ¿Quién podrá defender al niño? ¿Su padre? ¿El Estado? Al padre y al Estado, la nueva ley de aborto les deja inermes: una regresión a etapas no civilizadas de la Historia. Existe una esperanza: que el Tribunal Constitucional, en coherencia con su doctrina de 1985, suspenda cautelarmente esta ley de Zapatero, y, con ello, continúe, en la ley, el reconocimiento del derecho del “nasciturus” a la vida. El aborto es un mal moral, social, económico y demográfico, y no debe tener cabida legal en una sociedad civilizada. Contra una ley ilegítima por la inmoralidad que encierra, la objeción de conciencia es una obligación moral.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris