Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Mis vivencias con la Virgen del Carmen

Elena Baeza (Málaga)
Redacción
domingo, 18 de julio de 2010, 14:00 h (CET)
Mi primer contacto con la Virgen del Carmen fue el día de mi bautizo, cuando tenía 8 días. Aunque no era esa su parroquia, a mis padres les hizo ilusión que recibiera el primer sacramento bajo la mirada amorosa de la Reina de los mares. Puede que sea por eso mi gran devoción a Ella, la Virgen marinera, y puede que también mi afición al mar. Y puede que también toda mi vida desde la infancia, hasta el día de hoy la Providencia ha hecho que siempre viva junto a Ella, adonde se la venera y se la quiere con especial cariño.

Jesús por una curiosa coincidencia, también, fue un hombre del mar. Eligió como punto de partida de su misión a Cafarnaum, una pequeña ciudad situada al margen del mar de Tiberíades o lago de Genesaret. Sus habitantes vivían fundamentalmente de la pesca. Jesús toma esta ciudad, como lugar de sus operaciones, por vivir en ella Pedro. Jesús hizo muchos viajes en barco, marcados por turbulencias, milagros y enseñanzas. Llama la atención el pensar que Jesús haya elegido el lago de Genesaret para iniciar su misión. Es impresionante pensar que Jesús está presente entre las gentes del mar.

Por esto, a la Madre del Señor, “La Estrella de los mares, durante las largas singladuras, van dirigidos los mejores pensamientos y oraciones de los marineros que la sienten siempre muy cercana, sobre todo en los momentos de apuro y dificultad.

Estos años en los que atravesamos esta gran crisis, tanto económica como de valores, no desaprovechemos la oportunidad de acudir a Ella que es “vida, dulzura y esperanza nuestra”, como repetimos cuando rezamos la salve, en la confianza de que seremos escuchados. No estamos solos, “María”, como le gustaba llamarla Juan Pablo II, está junto a nosotros, atenta a nuestras necesidades.

¡Yo lo digo por experiencia! ¿Quién no lo crea? Que pruebe, y ya verá.

Noticias relacionadas

La prueba de las banderas, ya innecesaria

J. LLano, Madrid

Nosotros estamos en lo cierto y ellos equivocados

G. Seisdedos, Valladolid

El nacionalcatolicismo, la póliza especializada

A. Alonso, Madrid

Democracia es mucho más que poner urnas

M. Palacios, Lleida

La tribu como autodefensa

V. Rodríguez, Zaragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris