Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Fútbol y religiosidad

Lisa Justiniano (Madrid)
Redacción
domingo, 18 de julio de 2010, 13:48 h (CET)
Joseph Blatter, el presidente de la FIFA, ha prohibido las expresiones religiosas en el campo de juego, a raíz de que los jugadores brasileños, ganadores de la Copa Confederaciones de Sudáfrica, se unieran para rezar dando gracias a Dios. Pero en el Mundial, los jugadores no esconden su fe.

El español David Villa guarda en su taquilla una foto de la Virgen, Jesús Navas, el joven extremo del Sevilla, siempre viaja con su Biblia y en una de sus botas se puede leer ‘Dios es amor’. También Iker Casillas, el capitán, se santigua siempre antes de entrar al campo; como hacen Sergio Ramos o ‘el niño’ Torres y prácticamente el resto de jugadores de la selección. Si el jugador holandés Sneijder se ha convertido al catolicismo, Wayne Rooney, uno de los grandes de la selección inglesa, afirmaba en una rueda de prensa: “Lo llevo puesto (un rosario) desde hace cuatro años”.Tampoco el centrocampista paraguayo Jonathan Santana se ha avergonzado en afirmar: “Dios me salvó; Él hizo un milagro”, al recordar que, el ataque que sufrió hace ocho años cuando recibió dos disparos de unos desconocidos, le sirvió para afianzarse en sus creencias. El brasileño Kaká que siempre ha defendido la belleza de llegar virgen al matrimonio y de su fe, apoyó la campaña en contra de la prostitución en la Copa del Mundo.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris