Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Calidad de vida en la muerte

Josefina Galán (Málaga)
Redacción
domingo, 18 de julio de 2010, 13:44 h (CET)
“Cuando una persona está gravemente enferma la sociedad tiende a dejarla de lado. Y se olvida de valorarla como persona completa, de estimarla en toda su dignidad. Los músicos y las personas que cuidan a los enfermos tenemos en común que apreciamos lo que otras personas no ven. Por eso he querido tocar en este concierto”, ha explicado Guillaume, uno de los jóvenes intérpretes que amenizó el concierto benéfico en favor de Laguna, un hospital que nació durante el centenario de San Josemaría con la aspiración de servir a los más necesitados, con una calidad científica excelente”. Y, es que en los años 30 el joven sacerdote estuvo recorriendo las calles de esa zona para ayudar a personas enfermas a bien morir.

Hoy, Laguna ofrece una atención escalonada según las necesidades del enfermo, desde la atención a domicilio, al centro de día y al ingreso en el hospital de cuidados paliativos. Los cuidados paliativos están hechos de cosas pequeñas y sencillas. La ausencia de ruidos es muy importante, silencio, luz, color y sonrisas son algunos de los aspectos más visibles para el visitante que por primera vez visita el edificio.

Los relatos de los familiares son impresionantes, hay quién dice que hay que verlo para creerlo. ¡Es increíble! Decía la hija de un paciente, el cariño con el que tratan a las personas.

Ha esto, se le puede llamar, tener una “muerte digna”.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris