Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Rotondas de fiesta en Manzanares

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 17 de julio de 2010, 08:36 h (CET)
Qué tendrán las rotondas, llamadas redondeles en Ecuador y redomas en Venezuela, para gustarnos tanto a pesar de que cuando aparecieron no confiábamos demasiado en ellas. Las mires por donde las mires, siempre en redondo ellas, nos facilitan los cruces y nadie como esas plazas circulares para convencernos de que debemos reducir la velocidad. Ya tienen más de un siglo las cercanas rotondas, aunque se generalizan en nuestras ciudades en los años sesenta. Las sufridas y otras veces decoradas rotondas tienen la costumbre de hacernos girar al revés del los relojes y son tan fluidas que no necesitan ningún semáforo para hacernos pasar o parar.

Una ciudad está de fiesta y aunque haya elementos mucho más importantes que unas placitas, que no hacen sino enlazar el tráfico rodado, elementos como conciertos musicales como los de Miguel Bosé o Ferias agrícolas y ganaderas que cumplen 50 años, pues la verdad es que la antesala de todo ello va a estar precisamente cerca de estas rotondas que engalanan una ciudad, cualquier ciudad, pero en concreto hablemos de las bonitas rotondas de la ciudad manchega de Manzanares.

Siendo Manzanares quien es, podría utilizar útiles de campo o vendimia, pero eso sería caer donde otros ya han tenido esos mismos pensamientos. Las ciudades, aunque tengan un origen industrial o agrícola no deben prescindir de engalanar con arte sus rotondas que son en definitiva como los patios de una casa.

Vayan a verlas ahora que están de feria y fiestas, vamos a transitar por ellas. Las rotondas de Manzanares destacan por ser diferentes, distintas esculturas y obras de arte presiden cada barrio a medida que vas entrando en la ciudad. Algunas esculturas disponen de iluminación nocturna. Otras de gran colorido nos rompen el monótono paisaje de las rondas urbanas, pero hay una rotonda que por original hasta equivoca su función de redondel de tráfico, es la rotonda del barrio de San Blas, zona donde se ubica el parque de bomberos, conforme nos vamos acercando no sabemos si un viejo vehículo se subió a la rotonda caprichosamente o es que un cochecito de la Feria en su inauguración se agrandó con algún sueño de recuerdo infantil y se quedó ahí fijado el sueño por alguien dentro de la plaza. Mires por donde mires al rojo y antiguo camión de bomberos es todo un milagro verlo ahí dispuesto a apagar el fuego del recuerdo y del corazón en la rotonda de San Blas.

Nos dicen que el cochecito en cuestión fue usado como tal en los años sesenta, tal para cual con la edad de la plazoleta más antigua, una pareja extraña y también original el viejo coche con sus mangueras preparadas para repartir agua, que ya lo hizo, en otros fuegos de verano y calor.

No, no se equivoquen cuando sus hijos pequeños quieran subir al coche de bomberos, con especial fijación, entre ruidos y canciones chirriantes y pegajosas de feria y ustedes encojan los hombros sin poderse negar a subir a los niños o a la evidencia de las connotaciones que a todos nos trae un coche infantil de bomberos, un coche así sin peligro de fuego, ni de humo, un coche de bomberos maravilloso que sea capaz de llevarnos al recuerdo del tiovivo y que gire y gire como loco en las rotondillas de luces y de ruido, ocupado por niños, pequeños valientes asombrados ante el juego de cualquier feria como ésta que comienza en Manzanares. Pero habrá que explicarles y hacerles distinguir entre uno y otro, habrá que hablarles del coche de bomberos milagroso que lejos de marcharse a otras ciudades con los feriantes se quedará para siempre en verano y en invierno en Manzanares para alegrarnos la vista y la conducción.

Noticias relacionadas

Cuidado con los que buscan pescar en aguas revueltas

Al socaire de la revolución independentista catalana, la izquierda extrema busca su propio golpe de Estado

La experiencia filosófica

Se entiende por experiencia un modo de conocimiento que se basa en la percepción

Sus adicciones irán con usted después de su muerte

Ningún ser humano sabe cuándo llegará su última hora

Los demonios son más listos que nosotros

Ellos juegan en los dos lados del tablero de nuestros enfrentamientos y consiguen su propósito: que nos odiemos.

Odio a lo español y niños como ‘escudos humanos’

Este que escribe cursó la semana pasada un escrito argumentado a la ONU y a UNICEF la utilización de los niños catalanes como ‘escudos humanos’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris