Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

El triunfo español e Iberoamérica

Isaac Bigio
Isaac Bigio
sábado, 17 de julio de 2010, 08:32 h (CET)
¿Quién tiene más derecho de reclamar el triunfo español en el mundial? ¿El bloque centro-europeo o el iberoamericano?

El mundial de fútbol es la mayor competencia en una sola disciplina que haya tenido la humanidad. Unas 200 naciones han participado en sus fases eliminatorias aunque solo unas 75 han llegado a un mundial. No obstante, en el deporte más popular de todos los tiempos hay una suerte de duopolio.

Hasta antes del 2010, donde se jugó por primera vez en África, a las finales solo arribaban selecciones que provenían de dos regiones (el centro de Europa y el sur de América Latina), las mismas que habían acumulado cada una 9 de las 18 copas.

En el mundial número 19, sin embargo, por primera vez un país que no pertenece a ambas regiones entró a una final y la ganó. España, además, se convierte en el primer país, después de Brasil, que gana un mundial fuera de su propio continente y sin haber nunca antes triunfado en la competencia que hizo en su propia casa.

¿A cuál región pertenece España? ¿Cuál de los dos bloques desempató y hoy ha conseguido más copas FIFA?

Una visión simplista diría que habría que colocar a España dentro del mismo bloque que Italia, Alemania, Inglaterra y Francia. Sin embargo, España no es parte de Europa central, y cultural y lingüísticamente está más ligada a América Latina, con la cual, junto a Portugal, conforman Iberoamérica.

Un hecho significativo es ver cómo se comportaban las distintas audiencias en el partido final España- Holanda. En Londres, la ciudad europea más cosmopolita, uno podía ver como casi todos los espectadores brasileros, hispanoamericanos y portugueses hacían barra por la furia roja, mientras que los europeos estaban divididos, muchos de ellos prefiriendo a las naranjas.

Esto, en sí, muestra la contradicción de España. Es parte del continente europeo pero, al mismo tiempo, su cultura, su alma y su lengua la hacen parte de Iberoamérica, la misma que no es una extensión de América Latina sino una fusión entre ésta e Iberia.

Noticias relacionadas

Respetar la verdad y la autoridad en la materia

Artículo de Carmen de Soto Díez, Consultora de comunicación

Mi discalculia

Algunos profesores de ciencias simplemente se contentaban con recordarme que no “servía para estudiar”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIV)

Aunque no sea por convicción sino por estrategia, es mejor no mentir ni ocultar la verdad

Sánchez habla de reconciliación mientras sigue abriendo viejas heridas

Quien salga elegido nuevo presidente del PP deberá aprender del pasado y devolverle, al PSOE del señor Sánchez, golpe por golpe, traición por traición

Pasado, presente y Casado

Diario de una no tan joven promesa a la que se le acaba el tiempo si no se lanza ya a la piscina
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris