Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La desigualdad ha sido una fuente de perturbación económica

Johari Gautier Carmona
Johari Gautier Carmona
@JohariGautier
viernes, 16 de julio de 2010, 00:39 h (CET)
En un contexto de crisis global en el que las políticas son dictadas por los mercados, se van formando serias dudas sobre la eficacia y la representatividad de la democracia. El giro en la política del gobierno español debido a la crisis griega y a la presión internacional ha acentuado esas dudas y generado muchos interrogantes en los movimientos de izquierda. Con la publicación de su último libro “Desiguales, hombres y mujeres ante la crisis financiera” (Ed. Icaria, 2010), el Doctor en economía Juan Torres y el miembro de ATTAC Antonio Fuertes han analizado el panorama económico y las vías para proponer otras alternativas.

Desigualdad y necesidad de más democracia

“La desigualdad ha sido una fuente de perturbación económica”, explica Juan Torres antes de señalar el fallo de la democracia y los poderes representativos en el control del sector financiero. Ciertos valores fundamentales de la democracia estribados de las repúblicas vecinas (igualdad, solidad y fraternidad) no han sido perseguidos en los últimos años y eso ha incrementado el efecto nefasto de ciertas políticas que, ahora, desequilibran la sociedad. Asimismo, Antonio Fuertes considera que el sueño del bienestar nos ha sumido en un profundo sueño y nos ha impedido construir una democracia fuerte en la que jubilados, jóvenes, trabajadores precarios y mujeres puedan expresarse y defender sus derechos.

Por estos motivos, Antonio Fuertes argumenta que los cambios no pueden ser cosméticos y requieren amplias adhesiones de la población frente a las fuerzas financieras. “En este momento, el mundo está totalmente desgobernado”, explica él y añade que este desarreglo ha sido permitido en gran parte por una deslegitimización de los gobiernos y el poder de la prensa. “Estamos supeditados a los poderes financieros. La ciudadanía tiene que tener un poder de control”. Ese objetivo pasa inevitablemente por un trabajo profundo en el campo de la igualdad y de la solidaridad, pero también en nuestra relación con el consumo, la política y el periodismo. “Tenemos que crear nuevas vías de comunicación que permiten la circulación de nuevos mensajes”.

Una crisis global en donde nada es nuevo

Desde el punto de vista de Juan Torres, la crisis representa una gran oportunidad para recuperar o crear lazos entre personas. Es un momento importante para consolidar la base y comprometer a la gente en un proyecto social estable, pero para eso es necesario hablar sin tapujos, mostrar los efectos que ha tenido la especulación en los últimos años, cómo ha afectado las pensiones de los trabajadores y cómo ha hecho temblar toda nuestra sociedad.

“Atravesamos una crisis de valores en el sentido del entramado ético”, explica el Doctor en economía para luego señalar el uso inapropiado del dinero y su poder absoluto sobre cada uno de los sectores de la sociedad. “El dinero es un fin y se supedita a cualquier cosa”. Además, Juan Torres describe algo muy intrigante que invita a la reflexión y es que todos los componentes que han propiciado la crisis llevaban años observándose. “Es una crisis en donde nada es nuevo”, argumenta él para dejarnos en una situación dudosa. ¿Cómo hemos podido cerrar los ojos ante componentes tan peligrosos? ¿Acaso el estallido ha sido intencionado? Estas preguntas tan abiertas y repetidas no deben cegarnos otra vez, sobreponerse a la necesidad de cambios y mantenernos en la inacción porque la prioridad es otra, ha señalado Antonio Fuertes: “Lo que está en juego es la democracia”.

Noticias relacionadas

Retos médicos

Ante el envejecimiento de la población parece que debe aumentar el número de médicos

Los pensamientos perfectos

Los campos de sangre y lágrimas proliferan por doquier parte del mundo

Dioses de la soberbia

Hay seres que se regocijan maltratando, torturando y que se estimulan con ello

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris