Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Divagar ya no sirve. España está intervenida

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 16 de julio de 2010, 00:34 h (CET)
Debo reconocer que no tengo ningún interés, hoy por hoy, por eso que se ha dado por denominar Debate del Estado de la Nación. Mucho me temo que, como suele ser habitual en estos rifirrafes entre gobernantes y oposición, se van a decir muchas cosas, muchas mentiras y pocas verdades; veladas amenazas y fuertes recriminaciones; descalificaciones y contra-descalificaciones; gestos grandilocuentes, pausas estudiadas y rotundas afirmaciones, acompañadas de súbitas y bien medidas elevaciones tonales para darle a las frases mayor fuerza emocional y, de paso, sirvan de llamada a los correligionarios del orador que, por experiencia, saben que es el momento de aplaudir, vocear y animar a su jefe de filas como si, en realidad, acabara de decir algo original de gran trascendencia, en lugar de limitarse a ser una de las habituales simplezas, de las sempiternas promesas que nunca se cumplen o de los habituales latiguillos a los que recurren aquellos que pretenden ganar tiempo para evitar tener que enfrascarse en temas más profundos y escabrosos, que pudieren ponerlos en un brete. Dicho lo cual, creemos que es mucho más práctico que nos detengamos en algunas de estas noticias que, a diario, nos bombardean y que hacen alusión a la salud de nuestro sistema económico.

Por ejemplo, cuando ustedes escuchan lo que nos quieren embaular nuestros dirigentes políticos, en relación a la situación de los bancos y las cajas en nuestro país, tengan la seguridad de que, no sabemos si, porque pretenden que nos conformemos con hacer de paganos y, por ello, les interesa que ciertas noticias no lleguen al gran público o bien, el hecho de que a una formación política, que se autodefine como socialista, le resulte difícil explicar que, para superar la crisis que padecemos, se ve obligada a gastarse miles de millones en sacar de sus apuros a los bancos y cajas que, queramos o no admitirlo, fueron los principales causantes de lo que ocurrió con la “burbuja inmobiliaria” que explotó como consecuencia de la crisis de las sub-prime americanas; y les resulta difícil hacérselo entender a sus bases, que se hacen cruces de que, con 4.600.000 parados, las pocas reservas que tenemos vayan a parar, una vez más, a los más ricos.

Sin embargo, señores, la realidad es tozuda y el señor Zapatero y su ministra de Finanzas, la señora Salgado, no pueden ocultar que el financiamiento del BCE a la banca española se ha disparado un 78’6% interanual (junio 2009 a junio 2010) lo que supone que los bancos y cajas nacionales en junio del 2010 debían al BCE del señor Trichet la friolera de 126.300 millones de euros. Ello significa que, la deuda con el BCE se ha duplicado con respecto a la de septiembre del 2008, en que el montante de la deuda de la banca española al BCE estaba ligeramente por debajo de los 50.000 millones de euros. Ello nos indica, por encima de los placebos que nos quiere endosar el gobierno de ZP, que la situación en lugar de ir a mejor se está agravando. No olvidemos que la banca ha tenido que pedir créditos urgentemente, porque de no haberlos conseguido no hubiera podido atender los vencimientos de su deuda que vencían en este mes de julio. El plazo que se les ha concedido para devolverlos es sólo de tres meses, lo que traslada el problema para finales de otoño. Otro dato significativo: la banca española acaparó el 25`4% del total de la financiación del organismo prestamista, frente al 9’8% de hace apenas 18 meses.

Verán, el Gobierno necesita emitir deuda pública porque está endeudado hasta la coronilla y precisa reducir un déficit sobredimensionado para cumplir con las instrucciones que se nos dan desde Bruselas – no olviden que estamos intervenidos de hecho – Como nuestra DP no es fácil colocarla fuera de España y, si se hace, se debe pagar una costosa sobreprima para conseguirlo, el Gobierno obliga a los bancos a que se la compren. Como los bancos no tienen liquidez para ello, tienen que pedir dinero prestado al BCE, que se lo concede a un bajo interés (esta situación explica la poca disponibilidad del sector bancario para conceder créditos a las empresas y particulares). Por otra parte, los bancos y cajas, salvo algunas raras excepciones, están sufriendo los efectos de haber concedido créditos a largo plazo a las inmobiliarias, créditos que, en muchos casos, no pueden cobrar a sus vencimientos a causa de la insolvencia de sus deudores, lo que, a la vez, les obliga a renegociar los créditos (no siempre es posible) o ejecutar los créditos y quedarse con las viviendas que, en la actualidad, están valoradas por un importe sensiblemente menor al que tenían cuando fueron construidas. Han tenido que “maquillar las cuentas” para que no se pueda saber el efecto real en sus balances. No les faltaba más que verse obligados a la compra masiva de deuda pública, con lo cual las entidades financieras se han visto constreñidas a financiar a regañadientes la largueza de nuestro Ejecutivo y la irresponsabilidad de sus decisiones cuando han estado gastando a manos llenas el dinero de nuestro Tesoro nacional.

Sabemos que las agencias de rating han rebajado el índice de solvencia de nuestra deuda pública, lo que ha contribuido a la desvalorización de nuestra deuda, de esta misma deuda que los bancos adquirieron y que ahora resulta que vale menos. La desconfianza se ha apoderado de los mercados internacionales y desde Bruselas han entendido que los problemas españoles pueden afectar, gravemente, a Alemania y a Francia; en vista de ello decidieron acudir a nuestro rescate a través del BCE y, en su caso, del FMI; así que, lo que el señor ZP diga o deje de decir en el debate del Estado de la Nación, no tiene el menor valor ya que, en estos momentos, tanto él como todo su gobierno no son más que monigotes obligados a obedecer las consignas que se nos trasmiten desde el ECOFIN, si es que queremos que acudan en nuestro rescate. La señora Salgado ya está pidiendo de nuevo árnica para que le permitan iniciar una ampliación del antiguo FROB, para convertirlo en lo que en realidad es: un rescate bancario. En este caso, no sólo se pretende favorecer la fusión de las cajas, sino que, ayudar a los bancos en situaciones complicadas, para evitar que sus problemas acaben por hacerse irresolubles y deban acudir a medidas extremas. No olvidemos que existen países en los que sus bancos hicieron fuertes inversiones en España, como son Francia y Alemania, y la posibilidad de una default de nuestra banca les pondría en una difícil tesitura que, en estos momentos, seguramente pondría a toda Europa y al euro en una situación muy complicada para el mantenimiento de la moneda única, el euro.

Ni ZP ni el PSOE, pueden hacer nada que se salga de las directrices que se nos han impuesto. Es cierto que no nos han indicado en qué capítulos se debe poner la tijera o si deben aumentar el IVA u otros tipos de impuestos, pero, si la elección que haga nuestro Gobierno no produce los esperados ahorros del gasto público o no contribuyen a que se produzca una regeneración de nuestro sistema productivo, que permita absorber mano de obra y disminuya el paro o nuestro déficit público no disminuye los dos puntos que se nos piden para este año; mucho nos tememos que los resultados para España sean catastróficos. No olvidemos que se nos están pidiendo, desde Bruselas, nuevos sacrificios adicionales y aclaraciones: quieren saber cómo y cuándo se van a producir los remedios “milagrosos” que ha ofrecido nuestro señor Zapatero. En esta ocasión sus trucos de prestidigitador no le van a servir para nada ¡o cambia o nos echan fuera!

Noticias relacionadas

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa

¿Hacia un Golpe de Estado en España?

¿De la III República al Golpe blando?

España encerrada en sí misma

Justo en la esquina de la calle donde me crié en Vigo había un quiosco de barrio

Una puta mierda de sentencia

La sentencia condenatoria contra él es una desgracia para todos los españoles

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris