Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Deportes

Etiquetas:   SUDÁFRICA 2010 / REPORTAJE   -   Sección:   Deportes

Cuando no todo lo que reluce de la Copa del Mundo es oro

Éxito digerido, llega la hora de pasar balance a los errores y fracasos de la Copa del Mundo de Sudáfrica
Redacción
jueves, 15 de julio de 2010, 22:25 h (CET)
Franc Mendiola / SIGLO XXI

Información institucional: La Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010 ha sido la XIX edición de la Copa Mundial de Fútbol. Dio comienzo el 11 de junio y finalizó el 11 de julio, siendo la primera vez que este torneo se disputó en África y por quinta ocasión en el hemisferio sur [...] de la que España se ha proclamado campeona por primera vez en su historia.

Genial. Pero no. Nunca llueve a gusto de todos y este Mundial no sólo será recordado por el éxito del buen gusto por ese deporte rey llamado fútbol, sino por los tremendos fallos, pifias y alguna que otra aberración sin mucho sentido. Aquí van las claves:

Lo más sagrado, imperfecto: el Jabulani
Lo decía Diego Armando “patriarca bocachancla” Maradona en la previa de los cuartos de final. El balón es lo más sagrado, ha de ser nuestro, es lo más preciado y debemos jugarlo mejor que los alemanes. Pues algo de santo debe tener el balón. Menudo sacrilegio y poderoso engorro en el que Adidas se ha metido con este esférico. Bota mal y peor, efectos inexplicables siquiera por la ciencia, todos se quejan, nadie lo defiende…Vale, los 22 lo han de sufrir, pero qué feo es ver una falta en la frontal del área y saber que no va a entrar, que los Xavi y compañía no pueden demostrar su calidad ubicada en el interior de la bota con el que sobrepasar la barrera precisa y delicadamente. El Jabulani era un globo terráqueo al que alguien le dio forma de pelota.

Un portero y un delantero: casi todo o casi nada
Generalmente, en el caprichoso planeta futbolístico si cuentas en tu equipo con un gran portero y un gran delantero tienes mucho ganado. Este ha sido el mundial del despilfarre del cancerbero y del retorno del ariete. Cantadas a diestro y siniestro de los porteros de Argelia, Inglaterra, Australia, Uruguay, Paraguay, etc. Por si alguien sigue dudando, la culpa no fue del Jabulani. Esto es el mayor espectáculo del mundo, no se puede buscar una excusa tan pobre. Ante ello, Klose, Villa y Forlán han reanudado su olfato goleador para llevar a sus respectivas selecciones a lo más alto.

En la prehistoria de la tecnología: fallos decisivos y árbitros
Cuán complicado es vivir del pasado gracias al presente y tener miedo al futuro. Si nos perdemos 10 minutos de acaloradas charlas en bares y tabernas gracias a un cuarto árbitro o a un ojo de halcón o a nuevas tecnologías que dictaminen una sentencia casi científica para una decisión complicada en directo, la gente no se quejará. No es lógico que haya fallos tan clamorosos como los del Inglaterra-Alemania o algunos detalles esporádicos que han llegado a perjudicar a España. Peor aún lo de los trencillas: uno ya no sabe qué hacer para no ahogarse en críticas absurdas hacia la labor de colegiados como Howard Webb, Héctor Baldassi, Larrionda o Rossetti, entre muchos. El directo más directo es difícil, pero sus fallos son de no saber dirigir, de no saber actuar, de desfavorecer y de no pasar desapercibido.

Zapatero a tus zapatos: pulpo a tu pecera
Una vergüenza. Así califico la broma del pulpo Paul. Visto bueno a cualquier explicación que aluda a que en una fecha tan señalada en el calendario, la cobertura debe ser máxima. Pero es un gesto tan hipócrita y perezoso cubrir en directo la elección de una urna u otra por un pulpo que no hay otra posibilidad que decir basta. Si el periodismo está en crisis, si no hay financiación, es también porque de vez en cuando se cometen atrocidades informativas como esta del pulpo. Un 0 para cualquier minuto de fama en cualquier cadena y en cualquier medio. Y ya que estamos, otro 0 para el machismo laboral y el morbo gratuito por aquello de una tal Sara y otro tal Iker. Una que trabajaba y el otro que también. Muy buen trabajo, se entiende.

Porque hay que ir más allá: Sudáfrica en general
Seguramente, más del 80% de los allí presente a lo largo y ancho de este último mes desconocen la historia de Sudáfrica. Debemos entre todos potenciar la imagen tanto del continente africano como del asiático como del sudamericano. Los datos dicen que la cosa va peor allí. Todos lo sabemos. Y ya que lo sabemos, hay que tener cuidado. Cuidado ya que al lado de esos bellos y nuevos estadios, hay kilómetros de chavolas. Cuidado porque la sombra del Apartheid es muy larga. Cuidado porque Sudáfrica es el menos pobre de los países africanos. Pero es muy pobre. Cuidado porque no se puede menospreciar a un continente durante 10 meses al año (el 11, navidad, y el 12 el del Mundial) y luego hacer creer al mundo que todo va bien, que todo es una fiesta. La vuvucela molesta. Sirve para animar, sí, pero molesta. Igual que la oscuridad que se cernía sobre los partidos más postreros, a aquello de las 8 y media. Ojo porque el fútbol no puede serlo todo. Mucho sí, todo no. El fútbol no puede cegar la realidad más dura. Veremos qué pasa con Brasil 2014.

Noticias relacionadas

El Real Madrid sufre un apagón

El Real Madrid sufre un apagón Los de Zidane firman un pobre partido y vuelven a dejar escapar dos puntos en el Bernabéu ante un sobrio Levante

El FC Barcelona Lassa, campeón del Mundial de clubes de balonmano

Vence por 25-29 al Füchse Berlin

Dovizioso triunfa en Silverstone y sale líder con el abandono de Márquez

Dovizioso sumó su cuarta victoria de la temporada

El deporte español muestra su dolor y envía su apoyo a Barcelona

Muere el campeón olímpico de persecución Stephen Wooldridge a los 39 años

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris