Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writers Group   -   Sección:   Opinión

Pitbulls, elefantes y osos pardos, ¡menudo zoo!

Kathleen Parker
Kathleen Parker
miércoles, 14 de julio de 2010, 23:53 h (CET)
WASHINGTON -- Sarah Palin, la omnipresente encantadora de los desencantados, puede no haber estado preparada para liderar al mundo libre cuando John McCain la ungió compañera de su lista. Pero ha derrapado por el camino que conduce a la fama, la fortuna, y a una nueva mística femenina que vuelve locos a hombres y mujeres - en sentidos muy diferentes.

Por si vale de algo, Sarah me emociona. ¿Puedo llamarla Sarah?

Ella y yo, al parecer, compartimos cierta predisposición genética a cabrear a toda la gente adecuada. Que vienen a ser los tipos que se toman a ellos mismos y a sus ideologías un tanto demasiado en serio. Así, estando de promoción de mi libro "Salvar a los hombres", me puse un vestido agresivamente femenino - color rosa con un lazo en la espalda - sólo para irritar a las feministas radicales que, sin molestarse en leer el libro, odian verlo.

Odio los lazos, pero valió la pena.
Del mismo modo, Sarah sabe exactamente lo que nos saca de nuestras casillas y, en lugar de cambiar de disco, sube el volumen - y lo triplica. ¿Que no le gustan sus zapatos de cuero rojo? Ella se los pone a juego con una cazadora de cuero roja. ¿Quiere arroz? Dos tazas.

Esta mujer no debe ser temida ni detestada. Debe ser tomada con un grano de humor y una pizca de admiración. Versión diferente de Madonna, es una máquina de relaciones públicas que manipula la percepción de la opinión pública con mensajes oportunos y, recientemente, sofisticados.

En los casi dos años transcurridos desde que se convirtiera en la primera mujer Republicana candidata a vicepresidente, Sarah se ha transformado de pitbull con lápiz de labios en una mamá oso pardo. Grrrrrrrr.

Su bombazo en YouTube más reciente, subido hace poco por su comité de acción política SarahPAC, es un montaje de vídeo de diversos discursos (http://bit.ly/akOoko). Patriota hasta el sobresalto y rica en estrógenos, por no decir mona en sentido refinado, Sarah congrega a sus colegas madres para enseñar un par o tres de cosas a Washington en noviembre.

La idea genial del mensaje de Sarah, sea cual sea, es que no importa cuál sea. Por supuesto que los americanos quieren recuperar su país. Preferimos que China no sea nuestra dueña. A la mayoría no les gustan los programas sin financiación, las participaciones públicas ni los rescates. Menos cuando nos benefician directamente.

No se trata únicamente de ideas de Sarah o de los Republicanos. Más de un Demócrata está igualmente preocupado por el déficit presupuestario y por un plan sanitario que no tiene mecanismos de control del gasto.

No, la idea genial no es el mensaje, sino la mensajera. Sarah se ha posicionado como la portavoz de La Buena Mujer (es decir, conservadora) y así se ha inmunizado ella y su mensaje de las críticas. Criticar a Sarah hoy es impugnar la feminidad. Peor aún, es anti-madre de clase media.

Nunca te cansas de las madres, supongo. Soy madre. Usted es madre. Todas somos madres. Oye, hasta algunas Demócratas son madres. ¿No van a querer a sus pequeñines tanto como las conservadoras?

El Movimiento de las Madres no es nada nuevo. Las madres futboleras, identificadas hace mucho tiempo como bloque electoral, han pasado de moda casi por completo, desfasadas por las mamás de hockey de los tiempos que corren y ahora por las madres osas. La feminidad se ha convertido en un zoológico. Y nosotras que decíamos que los hombres eran las bestias...

"Éste será recordado como el año en que las mujeres conservadoras de clase media y sentido común se ocuparon personalmente de los asuntos de nuestro condado", dice Sarah en su nuevo vídeo. "Estas políticas que salen de Washington hoy, esta transformación fundamental de América, bien, un montón de mujeres muy preocupadas por el futuro de sus hijos dicen, 'No nos gusta esta transformación fundamental y vamos a hacer algo al respecto'".

Según lo descrito por Sara, el "Despertar de las Mamás" puede visualizarse como mamás osa dispuestas sobre sus patas traseras a mutilar a cualquiera que intente "hacer algo negativo a sus oseznos".

De manera que al loro con la metáfora: "Cuidado Washington, hay una estampida de elefantes rosas cruzando la frontera y el momento de su llegada, a la estampida, es el 2 de noviembre de 2010. Muchas mujeres juntas".

Bueno, ¿quién va a poner pegas a que muchas mujeres vayan juntas? Es el movimiento, cariño. Póngase algo rosa y plántele un lazo.

Los planes a largo plazo de Sarah son un misterio. Cualquiera que crea que no se presentará a presidenta porque está ganando mucho dinero en el circuito de conferencias pasa por alto una cosa importante. También se gana dinero como candidata a la presidencia. Si usted gana, es presidenta. Si usted pierde, es rica.

Y no le diga que no puede. Si se lo dice, sólo se va a poner más arreglada y exuberante. Lo siguiente que sabrá es que ella es la leona molesta que da cuenta de esas hienas mediáticas, tal y como ellas no pueden soportar. Mucho ojito.

Noticias relacionadas

Retos médicos

Ante el envejecimiento de la población parece que debe aumentar el número de médicos

Los pensamientos perfectos

Los campos de sangre y lágrimas proliferan por doquier parte del mundo

Dioses de la soberbia

Hay seres que se regocijan maltratando, torturando y que se estimulan con ello

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris