Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Sobre Vicente Del Bosque

Mario López
Mario López
miércoles, 14 de julio de 2010, 23:45 h (CET)
El seleccionador nacional, Vicente Del Bosque, es un personaje entrañable, discreto, al que, además, le adorna una virtud extraordinariamente rara en nuestros días: la modestia. Para el que lo haya querido ver, el talento del entrenador brilló intensamente en el partido contra Alemania. En la primera parte se podía ver, por encima del césped, la pizarra del maestro. Y en la segunda mitad, movió el banquillo con una precisión de cirujano.

Del Bosque es un tío que cae bien y al que es fácil perdonarle cualquier traspiés que pudiera dar (cosa que es de todo punto improbable). Pero con toda mi simpatía hacia él, y con la autoridad que me da ser de su quinta, le voy a hacer un reproche. Ha dedicado el triunfo sobre Alemania a todo el mundo del fútbol presente y pasado, cosa absolutamente irreprochable. Pero se olvidó de dedicárselo también a la afición presente y pasada. Sobre todo me dolió que no se acordara de todas esas generaciones que ya no están con nosotros y que padecieron la perpetua decepción de una selección a la que, sin embargo, siempre apoyaron con todo su generosísimo entusiasmo. Bueno, seguro que don Vicente lo arregla cuando tenga la copa en sus manos. No en vano es un tío estupendo.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris