Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Punto de Mira   -   Sección:  

Un día inolvidable

Pablo Primo
Pablo Primo
@primoarias
lunes, 12 de julio de 2010, 23:24 h (CET)
Y llegó el gran momento para el fútbol español. Somos campeones del mundo y no es un sueño, es la pura realidad. El gol de Iniesta en la prórroga de la finalísima en Sudáfrica pasará a la historia como uno de los instantes más felices de nuestras vidas. El día en que un país se echó a la calle bajo una sola bandera después de 90 años de larga espera.

La Copa del Mundo ha llegado a España después de ver cómo los buenos siempre eran otros. Al fin terminó la maldición gracias a la mejor generación de la historia, a unos artistas enamorados del balón que han vengado la memoria de tantos otros que jamás alcanzaron la cima. Estos sí lo han logrado a través de un estilo envidiable, bello y angelical. Esta vez, el fútbol se acordó de nosotros e inclinó la balanza y a nuestros rivales que admitieron su inferioridad ante los dueños del balón, los amos del universo, los que ya tienen una estrella en su camiseta.

Un campeón inédito que juega el mejor fútbol del mundo, que confluye en un ciclo dorado del deporte español, liberado del pasado y con un futuro prometedor. Poseemos una generación joven, con un estilo de juego maravilloso y que ha soportado la máxima presión tras la derrota ante Suiza. Hemos trabajado para despegarnos de nuestros fantasmas: la desunión de una tierra de incesantes regionalismos y el pesimismo histórico de los pobres de espíritu. Hemos superado todos nuestros males con unos futbolistas brillantes capaces de hacer del riesgo oportunidad y recompensa, de llevar a España a la cima del balompié.

Nadie lo va a estropear. La obra maestra creada por los geniales inventores de la selección española de fútbol quedará grabada en el recuerdo de varias generaciones y muchos guardarán para siempre en sus corazones las imágenes de todo un país seducido por el fútbol de su equipo y por los colores de su bandera, la de todos. Una pasión que representa a una vieja y castigada nación. Una generación que prolongará los éxitos, también decepciones, pero que ha instaurado el punto de partida. Un conjunto que nos ha dicho cómo se juega y cómo se gana. Una referencia eterna para un día inolvidable.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris