Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Reales de vellón   -   Sección:   Opinión

¡Viva España, claro que sí!

Sergio Brosa
Sergio Brosa
lunes, 12 de julio de 2010, 08:15 h (CET)
Tantos como fueron el sábado a la manifestación de protesta por la sentencia del Estatut, se han concentrado en innumerables puntos de Barcelona para, ataviados con la bandera nacional de España, animar a la roja en su deseo de que España gane el mundial. Como así ha sido.

A medida que se acercaba la hora del partido, se llenaban las calles de Barcelona de jóvenes y menos jóvenes con la camiseta roja y la bandera, hacia sus puntos de concentración.

El Ayuntamiento de Barcelona, ante el clamor popular, este sí, puso alguna pantalla gigante para seguir el España – Holanda.

Ah, eso sí: sin la machacona convocatoria por todos los medios de comunicación de la Generalitat de Catalunya que no son pocos. Ni los periódicos adictos al Govern de turno, por la cuenta que les tiene. Sin los centenares de autocares a precio irrisorio con bocadillo incluido, así se han concentrado para seguir juntos el partido de la Selección Española, pues son muchos más los integristas que los secesionistas. Razón por la que los políticos catalanes soberanistas dicen que el pueblo de Catalunya no está preparado para un referéndum por la independencia.

España no ha jugado la final de la Copa del Mundo como lo hizo contra Alemania y a Vicente del Bosque le ha costado sustituir a Villa que no tenía hoy su día, por Torres por si lo tenía; finalmente lo ha hecho. Y ha sido Iniesta el autor del gol de la victoria, a dos minutos de los penaltis.

En el entramado audiovisual de la Generalitat de Catalunya no dan los partidos de las selecciones españolas; en ocasiones, hasta les cuesta dar los resultados. Pero la afición al fútbol, aunque sea la española y por qué no, es superior al sentimiento nacionalista que potencian desde que Jordi Pujol accedió a la presidencia de la Generalitat. El adoctrinamiento sistemático para fomentar y expandir el sentimiento nacionalista, obviando con ello la potenciación de infraestructuras financiadas así por el Estado como por la UE o la propia Generalitat y la licuación del tejido productivo catalán a lo largo de los años, no frena la pasión de muchos por el fútbol y más si es del equipo nacional de España. ¿Por qué no habría de ser así?

Este columnista que nos es aficionado al fútbol, gozó con el partido contra Alemania y ha visto con orgullo deportivo patrio, como por méritos propios y sorpresivamente a su escaso entender, España se ha proclamado campeona del mundo. Nos felicitamos todos por ello.

Noticias relacionadas

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye

Maduro, Sánchez y el desmadre separatista

“Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño” Napoleón Hill

Arte sacro

El arte sacro sirve para neutralizar la gravedad de la idolatría

La amenaza de una proposición de ley

La ideología de género es un ataque a nuestras mismas raíces

Campaña independentista en Cataluña

Ya ha comenzado el pasado jueves la campaña por el sí a la independencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris