Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Felicitación a los presidentes autonómicos de Murcia y de Navarra

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
sábado, 10 de julio de 2010, 14:18 h (CET)
Para los presidentes autonómicos de Murcia y de Navarra, vaya mi felicitación. Dicen que no van a aplicar la ley del aborto sin que se haya pronunciado el Tribunal Constitucional. Por el contrario, el político catalán Antoni Durán i Lleida e ha atrevido a decir, en Onda Cero, que “todos los presidentes deberían cumplir esa ley aunque no les agrade y aunque tengan problemas de conciencia”.

Sr. Durán, en un estado democrático, ¿puede una ley obligar contra la propia conciencia? Uste sabe que no. Yo no diría que los nazis que impulsaron la matanza de judíos obraran con acierto porque estaba ordenado en la norma. Así lo vio, también, el Tribunal de Nuremberg, condenándolos. Lo que hay que hacer, Sr. Durán, es recurrir esta ley inicua, como han hecho el PP y el Gobierno de Navarra. El Quinto Mandamiento, “no matarás”, no puede derogarlo nadie y a todos se nos pedirá cuenta de esa ley de amor y de respeto. No lo olvidemos: El aborto y el infanticidio, los define el Vaticano II como «crímenes nefandos» (Gaudium et spes, 51). Juan Pablo II, en la Encíclica Evangelium Vitae, nos orienta: “estamos ante una «estructura de pecado» contra la vida humana aún no nacida” (nº 59); “leyes de este tipo no sólo no crean ninguna obligación de conciencia, sino que, por el contrario, establecen una grave y precisa obligación de oponerse a ellas mediante la objeción de conciencia” (nº 73). Y dice a los políticos: “nunca es lícito cooperar formalmente en el mal” , pues, además de favorecer “el debilitamiento de la necesaria oposición a los atentados contra la vida”, lleva, “insensiblemente, a ir cediendo cada vez más a una lógica permisiva”. Lo que sí puede hacer un político claramente contrario al aborto, es “ofrecer su apoyo a propuestas encaminadas a limitar los daños de esa ley y disminuir así los efectos negativos (…) , pues, de ese modo “ se realiza un intento legítimo y obligado de limitar sus aspectos inicuos” ( nº 73).

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris