Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Recalificar, el tebú de la política local

Rafael del Barco Carreras
Redacción
sábado, 10 de julio de 2010, 13:58 h (CET)
Barcelona 5-07-10. El lío del hotel de los líos pone encima de la mesa el eterno pelotazo de una recalificación, obligándome a repetir planteamientos. La gestación de la brutal BURBUJA INMOBILIARIO-FINANCIERA viene de lejos. Yo viví en activo la burbuja de los 70, tomé conciencia de la de los últimos 80 ante las Olimpíadas, y me asomé con curiosidad a la de los 2000 hasta el 2007. No me cupo duda que la ficción de la escalada de precios en un mercado que producía el doble de cualquier eufórica capacidad de compra, reventaría el globo. Y para que no me acusen de subirme al carro de las predicciones a toro pasado, mis opiniones en el año 2007 están en www.lagrancorrupcion.com que con paciencia y suerte pueden consultar pues de nuevo la web está operativa hasta no sé cuando.

Estos días en que la Crisis Total crea situaciones impensables en otras crisis, surgiendo en todo su esplendor la GRAN CORRUPCIÓN cuando el Ayuntamiento de Barcelona cesa a sus tenientes de alcalde, al igual que en la euforia de los pelotazos en los 90 Jordi Pujol no tuvo más remedio que cesar a buena recua de su corrupto equipo. Echar la vista atrás, si más no, ayuda a entender el FIASCO CATALÁN. Un fiasco que, como digo, tiene la variante que ante la posibilidad de una fortuna en cada recalificación, u obra pública, se unan, desde siempre, en la trastienda, los hombres clave del PSE y CIU, y alguno del PP acallando la única oposición posible. Y la suma de ayuntamientos, Generalitat y caixas, reventando presupuestos y toda posibilidad de endeudamiento, generará el presente, donde vemos que si por un lado suben los parados hasta casi el 20% (el doble que Grecia), cifra de revolución segura si fuera del todo cierta, por otro, cuando vence la cobertura del desempleo, y hasta entrado el ciclo de contratación estival que desciende el paro, no aumentan las contrataciones a la seguridad social en similar porcentaje, o sea, la economía sumergida escala posiciones. Las posiciones del mayor almacenamiento de billetes de 500€ de toda Europa. Se dice que más que Alemania y Francia juntas. Y el turismo, e inyecciones del BCE, salvando de nuevo a los corruptos españoles.

Deducción; en un 30 o 40 por ciento cualquier interpretación político-financiera-estadística es simplemente falsa. Tan falsa como el cuento del PROGRESISMO SOCIALISTA de nuestra Barcelona, donde sobran miles de pisos de lujo, y no tan lujo pero de 400.000 € para arriba (precios burbuja), y el acceso al mercado de la vivienda para el común de los mortales está más difícil que en el 70, y las barracas de los 60 sustituidas por los inhabitables pisos patera. Total, una oleada de “okupaciones”, propias antes de las zonas de la Obra Sindical del Hogar y Patronatos Municipal o Nacional de la Vivienda, pero ahora en zonas de lujo. Puede que en esa realidad asome un SOCIALISMO que nadie programó.

Para comprensión de nuestra realidad política, cito de nuevo el libro “Barcelona ¿a dónde vas?” y trascribo la conversación entre sus autores Eduard Moreno y Manuel Vázquez Montalbán, en 1991, continuación del escrito con el mismo título y tema en 1974 por Martí Jusmet (socialista de los sociolistos de Narcís Serra) y Eduard Moreno (me dicen abogado socialista de éxito ya jubilado), añadiendo en imágenes de www.lagrancorrupcion.blospot.com las citas sobre Pascual Maragall, alcalde:

“Manuel Vázquez Montalbán: Entonces, tú tienes la opinión de que hay un momento en que la oligarquía especuladora de la ciudad tiene miedo.

Eduard Moreno: Sí, tiene miedo. Y sobre todo los altos funcionarios del Ayuntamiento, que tenían mucho que ver con la corrupción del porciolismo, también tienen miedo. Se creen que los socialistas aplicarán su programa y que habrá un cambio en profundidad. Pero no podemos olvidar que Pascual Maragall, entonces funcionario municipal, iba de teniente de alcalde y era un gran conocedor de los tinglados municipales de aquellos momentos. Claro está, si algunos de los que mandan en el Ayuntamiento querían hacer de guerrilla en el Montseny hace cuatro días, los altos funcionarios dicen “caramba, ahora que tienen el poder darán un cambio cualitativo y a fondo al gobierno de la ciudad y a las estructuras administrativas, y quedaremos tocados o nos encontraremos ante el juzgado de guardia”. Entonces se produce un sometimiento al nuevo orden y unas ganas de querer hacer, que no son aprovechadas, porque hubo unos momentos en que la alta burocracia – que al cabo de pocos años volverá a sus antiguos “fueros” con el olimpismo - estaba, como quien dice bastante acojonada. Yo tengo muestras personales de algunos que me telefoneaban, y me decían: “oye que yo no intervine en nada, que yo era un mandado, que los responsables de los cambalaches eran otros, etc.” Vaya que todo el mundo tenía ganas de quedar bien en la foto. Y esta situación no fue aprovechada por los nuevos gestores de la ciudad, sino al contrario, fue disimulada, y la prueba está en que, si todo lo que se decía en los libros de aquellos años era cierto, como podía ser que en un ayuntamiento con catorce o quince mil funcionarios no hubiera ningún proceso penal contra nadie, ni ningún expediente administrativo disciplinario. ¿Por qué este interés en hacer la vista gorda y dar vuelta de hoja? Esta pregunta se la hicieron muchos ciudadanos, incluso algunos llegaron a decirme que tenían dudas sobre si aquella corrupción denunciada en nuestro libro “Barcelona ¿a dónde vas? Era verdad. ¡Parodias de la vida, Manolo!”.

El libro cuenta sonadas recalificaciones de los inicios socialistas con las Olimpíadas batiendo todas las cotas de todos los pelotazos habidos y por haber, vislumbrados en el caso Hacienda, pendiente de sentencia, y que se rematarían y doblarían con DIAGONAL MAR-FÓRUM y los por ejemplo descubiertos en el caso Pretoria. Los libros se encuentran en alguna biblioteca pública. Un documento impagable por descriptivo de a dónde ha llegado Barcelona y Cataluña a manos de Jordi Pujol, Narcís Serra, Pascual Maragall… y sus equipos.

Noticias relacionadas

Heroínas antifascistas de ayer y hoy

Irracionalismo independentista

El ejecutivo ha hecho valer su legítimo poder para parar el incumplimiento del ordenamiento jurídico

El otoño de la vergüenza. España amenazada

La excesiva tolerancia y el desconocimiento de la verdadera amenaza que representa para España el separatismo catalán, atenazan al Gobierno

Al sol y a solas

Patios o cómo está el patio (I)

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris