Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Dios no cierra en vacaciones

María Muñoz (Málaga)
Redacción
sábado, 10 de julio de 2010, 13:52 h (CET)
Hay muchos ciudadanos que este año no podrán disfrutar de vacaciones, pero los que tengan esta oportunidad, recordemos que, el descanso no consiste simplemente en cambiar de tarea. Este tiempo de descanso, que sirve a muchos para estrechar los lazos familiares y de amistad, es propicio para la visita a otros lugares y para el encuentro fecundo con realidades menos conocidas para nosotros. Hemos tenido muchas veces la experiencia de que conocer, encontrar y compartir nuestra vida en este contexto vacacional que nos permite después recuperar el camino de la cotidianeidad con mayores fuerzas y con un espíritu renovado.

Siempre he entendido el descanso como apartamiento de lo contingente diario, nunca como días de ocio. Descanso significa represar: acopiar fuerzas, ideales, planes... En pocas palabras: cambiar de ocupación, para volver después -con nuevos bríos- al quehacer habitual. San Josemaría, Surco, n. 514.

El verano de la vida puede convertirse en el invierno del alma, si decidimos tomarnos vacaciones en la fe; o por el contrario podemos llegar a septiembre renovados, si aprovechamos los días de descanso para profundizar en la oración, la formación y los sacramentos.

Es una lástima que no todos entiendan esto o al menos, que no lo apliquen.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas

El 155 factor determinante en la recuperación de Cataluña.

“En el mercado libre es natural la victoria del fuerte y legitima la aniquilación del débil. Así se eleva el racismo a la categoría de doctrina económica” Eduardo Galeano

Genios anhelados

Son imprescindibles; pero abundan las tergi versaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris