Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La guerra de Irán

Mario López
Mario López
sábado, 10 de julio de 2010, 08:08 h (CET)
A Mahmud Ahmadineyad le huele el cuello a soga. Lleva el camino de su colega Saddam Hussein. Los Tomahawk ya van camino de Persia. Ahora, eso sí, con la novedad de que puede que lleven cabezas nucleares. Esta vez no se van a tirar el tiempo que se tiraron en Irak mareando la perdiz con munición convencional. Esto va a ser mucho más expeditivo.

Estados Unidos ya ha prohibido a todos sus aliados que hagan negocios en Irán salvo, como es natural, los derivados de la futura reconstrucción del país después de que haya sido arrasado. Esto de la democracia liberal les está saliendo caro a los que nada tienen que ver con ella; aún más que a los que la padecemos. Ya se sabe que el que no abrace el dogma está condenado a desaparecer de la faz de la tierra. Al final van a tener razón los que afirman que todas las guerras son operaciones de la prensa para mantener el negocio saneado. La llamada Guerra de Cuba que, a decir de todo el mundo, nos costó la pérdida de nuestras últimas colonias americanas, fue promovida por los magnates de la prensa Hearst y Pulitzer. Y he dicho llamada guerra, porque la guerra de Cuba no empezó con lo del Main, que ya había guerra desde hacía tiempo; lo único que cambió fue el enemigo. Y, además, aunque no se hubiera producido el desastre del 98, Cuba ya tenía prácticamente ganada la independencia. Desde aquel entonces, prensa y guerra forman un binomio indisoluble. Por otra parte, cada vez entiendo más el triunfo de Obama en las últimas presidenciales. Sólo con un hombre como él, sin pecado concebido y uncido de la santidad que otorga un premio Nobel, pude continuar sembrando guerras por el mundo. A Bush o a gente como Bush no se lo hubiera consentido el soberano pueblo americano. Pues nada, quizá esta guerra palie los rigores del capitalismo en los países desarrollados y ello ayude a terminar de pagar unas cuantas hipotecas. Y, ya se sabe, de aquí a un año encontrarán a Mahmud y le pondrán la soga al cuello. La historia se repite sin solución de continuidad. Ahora, sabiendo como saben el destrozo que van a causar, al menos podrían ayudar a poner a salvo a la población civil de Irán. ¿No? ¿No es posible un mínimo de conmiseración?

Noticias relacionadas

La crueldad del desarraigo

“Uno vive del donarse y del acogerse"

Con Sáenz de Santamaría el PP sería un zombi errante

“Modificar el pasado no es modificar un solo hecho: es anular sus consecuencias, que tienden a ser infinitas.”J.L.B. – “La otra muerte de El Aleph”

Pedro Sánchez se hizo un Sánchez

El anunciado programa de Gobierno fue sustituido, sin más, por pinceladas

Sobre la Virgen del Carmen y su fiesta

J. Romo, Valladolid

En huelga por Cristiano

E. Díaz, Madrid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris