Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

El grave error de Del Bosque

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
viernes, 9 de julio de 2010, 00:40 h (CET)
Reconozco que de fútbol, tácticas y alineaciones entiendo menos que la media española, puede que cada español lleve en su interior un seleccionador de fútbol, pero ése no soy yo. Es más, me da igual cómo se llame el que desempeñe temporalmente el puesto. Aunque me alegra que sea Del Bosque, bueno.

Hace años mantuve una discrepancia en las páginas del periódico donde escribo mi columna semanal con el jefe del área de deportes. Debió ser, supongo, cuando al salmantino le echaron del Real Madrid. Mi teoría, corregida y aumentada en la actualidad, venía a decir que si se afeitase el bigote, fuese a un buen peluquero y emplease todos los días el doble de tiempo en afeitarse, su carrera como entrenador del Real Madrid habría sido magnífica. Ah, además debería cambiarse el apellido: Van de Wald, pongamos, sería una opción que le habría hecho ganar posibilidades de triunfo en el Real Madrid.

Sigo en esencia pensando lo mismo, aunque sin hacerme el menor caso ya ha alcanzado mayor éxito de lo que nadie sospechaba en aquel momento. Vivo en una zona habitualmente muy tranquila de las afueras de mi ciudad y aún así desde el casco urbano llegan hasta mi mesa ecos profundos, sonoros y duraderos que prueban claramente que sus logros deportivos han enloquecido a toda España.

Y sin embargo Vicente Del Bosque sigue con su cara triste y su aire de seco castellano. Apenas sonríe, contesta con extrema moderación y sin la prepotencia ni la altanería tan propias de muchos de sus compañeros de profesión. Es discreto, callado y trabajador. Su aire sobrio, de gestos y respuestas escuetas le hace demasiado castellano, demasiado noble y comedido también. Salamanca debe estar orgullosa de él. Claro que nadie dice de él que es castellano; sabemos de Puyol, de Piqué, de Busquets y de otros que son catalanes. Harán bien en sentirse orgullosos de serlo, sin duda. Sin embargo nadie habla del entrenador castellano.

Pero no quiero ahora entrar en eso, hoy quiero escribir de cuánto me alegro de que el entrenador de España no sea un chulo que salga ante las cámaras comiéndose a los rivales, lástima que sea castellano viejo, circunspecto y callado. Y educado y sensato en un puñetero mundo que no valora suficientemente esas raras cualidades. Lástima que no se llame Vincent Van de Wald, ya digo, lastima que no vista trajes de Armani ni corbatas de seda veneciana. Ése es su grave error.

Noticias relacionadas

La prueba de las banderas, ya innecesaria

J. LLano, Madrid

Nosotros estamos en lo cierto y ellos equivocados

G. Seisdedos, Valladolid

El nacionalcatolicismo, la póliza especializada

A. Alonso, Madrid

Democracia es mucho más que poner urnas

M. Palacios, Lleida

La tribu como autodefensa

V. Rodríguez, Zaragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris