Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Buñuelos de viento   -   Sección:   Opinión

La camiseta de la selección, Alejandro Sanz y Jorge Lorenzo

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
jueves, 8 de julio de 2010, 06:10 h (CET)
Generalmente discutimos por las polémicas más simples, sea un plato de lentejas o la nación a la que perteneces. En esas simplezas se han enredado Alejandro Sanz y Jorge Lorenzo. El caso es que el piloto no quiso ponerse la camiseta de la selección española tras su victoria en Montmeló porque “eso, aquí, en Cataluña, es complicado”. Y ello a pesar de eso era lo que sus fans le habían pedido que hiciera.

La cosa continua con intercambio de twiters y de pequeños retos: “Hombre, Piqué y Xavi sí se la ponen, ¿por qué tú no?” y aparentemente con el acuerdo de vestirla juntos en un recital del cantante en el Palau Sant Jordi. Somos así.

Y de que somos así se valen algunos. Los más activos, los más incisivos, los más radicales se valen del consentimiento silencioso de algunos, del desistimiento general. Se oye más a los que predican contra España en Cataluña que a la inmensa mayoría silenciosa que quiere o al menos acepta las cosas como están. Es el silencio de una mayoría que podría ser dominante el que consiente el domino de las minorías.

En la próxima manifestación en Barcelona contra la reciente sentencia que recorta el Estatut se contarán los asistentes, nadie dirá las cifras de los que no asistan. Claro. Éstos últimos nunca “montarán” su manifestación. Callan y quienes deberían liderarles, también.

Así siempre será mucho más cómodo no ponerse la camiseta de la selección española que ponérsela. Falta un buen par.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris